dimecres, 28 de novembre de 2012

Colomo es bueno no, lo siguiente.



Y los Polipoètics... pues eso, lo mismo.



 Y ayer estaban los dos (o tres) actuando, uno en Robadors, 23, y el otro (los otros) en La Seca.
Casi gratis; solo había que mojarse un poco para llegar hasta allá.

Creo que no hay nada mejor que alguien feliz en un escenario.
Bueno, sí: Estar viendo a alguien feliz en un escenario.

dimarts, 27 de novembre de 2012

Puestos a ver las elecciones del domingo pasado como el referendum que no fueron, yo me pongo también a buscar un consuelo para tontos y voy a quedarme con la reacción de la izquierda. El PSC no bajó tanto como se pensaba que iba a bajar, ERC subió como la espuma y entraron las CUP. Iniciativa siguió en su línea, a cada elección se demuestra que la gente, aunque ellos mismos vayan a pie, no acaba de creerse al líder en bicicleta.

Menos mal. Solo faltaba que la derechona, empleando sus métodos de siempre, hubiera vuelto a ganar en tiempos de sentadas en la plaza, sindicatos en la calle y gente pobre y, encima, apaleada. Menos mal que eso solo funciona cuando no se vota, cuando el líder es realmente Dios, sus ángeles perros rabiosos, y a sus acólitos les mueve más la fe en la cuenta corriente, en la panza repleta, que la congruencia en la doctrina.

Así que, miren, sí: vamos a haber ganado todos al final. Los de derechas por independentistas (o eso dicen), y los de izquierdas por pobres y cabreados.

Y ahora venga, va, que corra el vino antes de que empecemos a fijarnos en que el haber ganado o no unas elecciones no es solo victoria o derrota de un día; ahora que aún no nos hemos puesto a pensar que, después del domingo, viene todo lo demás.

(Lo que estoy diciendo es que el resultado es tan complicado que hasta los más -se supone- competentes analistas, tirando por la simplificación, hacen artículos que más que explicar a la concurrencia, parece que intentan ser explicaciones para sí mismos. Lo que estoy diciendo es que no hay remate claro, que esto es un montón dentro del área. Y que de los montones dentro del área lo mismo no sale nada que sale un gol feo o uno en propia puerta).

dilluns, 26 de novembre de 2012

Lo de estas elecciones ha acabado siendo como esas quinielas complicadísimas, de las de con muchas variantes, que decía mi abuelo. Como la columna de la apuesta que cada semana nos dejaba rellenar a nosotros.

Solía hacerlas de dos: la que él completaba tras mucha concentración y cálculo -que si este juega en casa, que si estos tienen a fulanito lesionao- y la que nos hacía cantarle a nosotros tres: Isabel (e Isabel: equis) Javier (y Javier: dos), Nuria (y Nuria: uno), y vuelta a empezar.

Lo decíamos al tuntún nuestro y luego, avances técnicos, al tuntún del dado quinielístico con el que alguien de la familia apareció un día; dado que nos tuvo anonadados unas cuantas tardes de domingo, y de lunes y de martes; tardes de tirar el dado sin juego de por medio. O de jugar por jugar, sin ninguna quiniela detrás.

Eso es lo que ha acabado siendo estas elecciones: un hacer el gesto, pero no tirar el palo y, ahora, el perro a correr y, ahora, el perro a frenar en seco y a dar unas cuantas vueltas con cara de tonto para acabar mirando interrogante al amo, que acaba a su vez sintiéndose un poco mal.

Han sido un timo estas elecciones: Votantes de izquierda, hay que pactar con la derecha ahora; votantes de derecha, lo mismo pero al revés.

Tan timo estas elecciones que, para salvar los trastos, quieren hacérnoslas ver como el referendum que no han sido: Ese que precisamente los dueños de la quiniela nunca van a querer ver.

dissabte, 24 de novembre de 2012

Un día fui a la radio y estuve hablando durante diez minutos de 'Quan érem feliços', de Rafel Nadal. Dije que era un libro malísimo no solo en cuanto a su calidad literaria, de la que carece por completo si consideramos que la calidad literaria viene dada por algo más que por poner frases más o menos inteligibles, una detrás de otra, sino también por el mensaje que transmitía: Nadal hace en el libro una apología del Opus Dei que, si alguien leyendo, leyendo llega a las páginas en las que el autor describe, por ejemplo, la entrevista que sus padres mantuvieron con el Papa de Roma en referencia a su hijo -hermano del autor- yonki, cerraría inmediatamente el libro indignado.

Unos días después, me llamó una amiga. Tenía que hacer un regalo y quería que le recordara el título del libro del que había hablado aquel día en la radio. 'Pero si dije que era malísimo', respondí. 'Ya, pero es para un compañero de trabajo que creo que le gustan los best sellers'. Mi amiga no es tonta y me conoce: sabe leer entre líneas mis más enjundiosos comentarios; sabe que hay libros que a mí se me atraviesan, que me sacan de mis casillas, que para otro pueden funcionar como buen entretenimiento a la hora de ir a dormir. El libro se estaba vendiendo como churros y yo estaba volcando en la radio todos mis juicios (no prejuicios, que precisamente andaba yo especialmente cabreada por la pérdida de tiempo que me había supuesto leer el bestseller en cuestión) sobre qué es bueno y qué no lo es en literatura.

Otra:
Se acercaba el cumpleaños de mi padre y me llama mi madre desde el Corte Inglés. 'Isabel, que el otro día hablaban por la radio de aquel escritor que se ha muerto y tengo aquí un libro suyo: "Un enano español se suicida en Las Vegas", -pamplonismo al canto- ¿qué tal para regalarle a tu padre?' 'Hombre, mamá, si le vas a regalar uno de este, mejor regálale "Lo que sé de los vampiros", al papá'.
Colgué y me quedé pensando 'ostras, si no me llama, si no tiene a alguien que haya leído a Casavella a mano para consultar, le regala el del enano y tan contenta. Ojo, que no tiene nada de malo el del enano pero, no sé, para mi padre, como que no.

Compramos libros de oídas igual que mañana vamos a votar de oídas o, simplemente, no vamos a votar. ¿Por qué íbamos a ser más expertos en política que en literatura? Oímos la radio y vemos la tele y de repente, un día, nos dicen que decidamos a partir de la información que tenemos. La información que tenemos, bien que se han encargado de que sea un batiburrillo de buenas intenciones -unos hablando de ellos mismos- y de mierda lanzada con mala baba -unos hablando de los otros-. Todo el mundo va a bajar los impuestos, todo el mundo trabaja por nosotros, todo el mundo tiene sus chanchullitos corruptos, pero eso es lo normal, todo el mundo ha salido por la radio, pero aquellos han salido más; ahora baje del pueblo el domingo y ponga la papeleta en un sobre, claro, o igual no baje, total, es un lío, que tiene que prepararles el tupper a los críos para el lunes, que les han dicho del cole que es menos caro que apuntarlos al comedor. ¿Del cole lo han dicho? Pero ¿saben quién está detrás del cole? Esos que ahora dicen que van a bajar los impuestos, sí, esos que hace unos meses los subieron.

Vean que la cartita que metan en la urna es la respuesta postal figurada a la cartita que les llegó del cole, a la cartita con la última subida de la luz y a la cartita que les trajeron el otro día con los papeles del desahucio. ¿Lo ven? Solo hay que hacer un pequeño ejercicio de abstracción; el mismo pequeño ejercicio de abstracción que requiere saber que, que hablen de un libro en la radio, no quiere decir que ese libro sea para cualquiera. El mismo pequeño ejercicio de abstracción que lleva a uno a ponerse a leer bolsilibros al margen de cánones literarios (ayer a veinte estudiantes universitarios alumnos de Miqui Otero -que ganaba en ese momento infinitos #FF en tuiter como profesor- se les abría la boca de asombro cuando Javier Pérez Andújar los conminaba a hacerse su propio canon y les contaba que en el suyo estaban Silver Kane y Curtis Garland). El mismo, el mismísimo pequeño ejercicio de abstacción que requiere llegar nada menos que a formarse una opinión propia y a quererla decir.
Bajen y voten, aún tienen tiempo para echarle un vistazo rápido al panorama político actual hoy que teles y radios están calladas.

Bajen y voten, que no está el horno para hacerse ahora del bando de estos indiferentes históricos idiotas a los que tan bien retrata Sánchez Piñol.

dimecres, 21 de novembre de 2012

De las presentaciones. Destrozar el mitin.

Más que a ser profeta en mi tierra iba a salirme de lo que me habían profetizado, que era un gran triunfo fácil.

Sábado, Mequiero Vivir, llenazo en la librería, todos (o casi todos) con el libro ya leído, todos (o casi todos) con regalitos para mí porque, encima, era mi cumpleaños. Todos (absolutamente todos) esperando una presentación de un libro convencional: Presentador cantando las maravillas de la niña, la niña con cara de sí, sí, bueno, bueno..., ante las maravillas cantadas por el presentador. No había nada más fácil, así que, cuando Pelàez me lo propuso, no dudé un momento: decidí hacerlo difícil. Que yo soy muy guapa y muy lista, mi madre y mis tías ya lo sabían. Que había escrito un libro, también. Que a partir de ese libro se podía hacer lo que hizo Pelàez no se lo imaginaba nadie.

Así que salí. Expliqué qué iba a pasar y, en vez de presentar el libro -que casi todo el mundo se había leído, insisto-, presenté a Pelàez. Y Pelàez, en vez de presentarme a mí -a quien prácticamente todo el mundo ya conocía-, primero cantó y luego leyó fragmentos y se inventó cosas a partir de los fragmentos.

Me dijeron que esperaban que se hablara más del libro y que se hablara más de mí. Contesté que al libro y a mí ya nos conocían pero a Pelàez no. ¿Se imaginan qué rollo una presentación todo el rato: es un libro maravilloso, la autora es maravillosa? Oh, wait, las presentaciones de los libros normalmente son así. Igual que los mítines son las presentaciones. ¿Va a los mítines alguien de quien no se tenga ya el voto ganado?

Yo a Pamplona no iba a ganar votos, no iba a convencer a nadie de que se comprara el libro. En la de Barcelona, sí: Eso le dije a mi madre cuando me recordó con nostalgia las cosas tan majas que Javier dijo de mí en la Taifa. Ya estaba todo vendido, en Pamplona, así que decidí darles el extra.

El extra (y Pelàez es mucho extra) gustó a algunos; no gustó a quienes no querían más. Quienes no querían más son maravillosos: Se habrían conformado conmigo, lo cual nunca me dejará de alucinar. Quienes querían más aplaudían y alucinaban ellos.

Así que fue un triunfo, lo de Pamplona. Y no paramos de brindar por ello hasta que mi prima nos echó de la peña Donibane casi pasadas las cinco de la madrugada.

Y yo, fíjense, le sigo aplaudiendo ahora a Pelàez. Si no hubiera venido conmigo, ¿qué iba a hacer? ¿Solo acordarme de cómo me aplaudían a mí?


dimarts, 20 de novembre de 2012


Os haría una crónica pero no sé si empezar por el pricipio -Lost in Logroño- o por el final -Cosí fan tutte, con María Bayo y el Orfeón Pamplonés, en el Baluarte-, así que os pongo una foto de lo del medio -Pamplona meets Roger Pelàez, en Mequiero Vivir-. Hasta un vídeo del precalentamiento, os pongo.

dijous, 15 de novembre de 2012

dimecres, 14 de novembre de 2012

Yo tendría que hacer huelga de pensar, porque pensar es un trabajo, no crean que no, pero es que no me dejan; es que precisamente, el día de la huelga general, en cuanto a lo que es pensar, me funciona a mí como día de huelga a la japonesa; miren si me funciona así que acabo de escribir esto último e inmediatamente me he puesto a pensar cómo funcionarían los piquetes en una huelga de pensar a la japonesa; ¿qué serían? ¿inspiradores más que informativos?

Piquetes inspiradores para una huelga de pensar a la japonesa.

Un piquete inspirador es un cartel pendulón de campaña de CiU con el lema 'La voluntat d'un poble', colgado de una farola en el cruce de Aragó con Paseo de Gràcia, justo encima de las cabezas de los iaioflautas, de los de los chalecos reclamando una educación pública de calidad y de un camión al que le han descubierto el remolque lleno de bafles por los que suena Kortatu o Extremoduro o cualquiera de estos que vienen tan bien para ilustrar el rato de espera en calma chicha, hasta la mani de la clase obrera sin representantes musicales válidos desde allá por los ochenta.

'La voluntat del poble', y el poble queriendo sentarse a lo indio justo debajo del cartel, hasta que les entre la voluntad de andar, que será a las seis, que es cuando han dicho los sindicatos, que no representan a nadie desde los ochenta tampoco, pero que para dar la hora, mira, para eso sí que sirven, aunque sea solo por que alguien la tendrá que dar.

Otro piquete inspirador es una americana haciendo el signo de victoria entre la casa Batlló cerrada y la cámara de otra americana. Si la segunda americana tuviera un mínimo de sensibilidad periodística, habría encuadrado en la foto también a los iaioflautas y a los del chaleco de la educación pública: iaioflautas y chalecos sentados en el suelo con americana de pie haciendo el signo de la victoria por encima de sus cabezas: esa es la instantánea guantanamera. Y con Extremoduro sonando de fondo y Mas pendulón encima tendrían hasta el videoclip.

Pero no está en huelga de pensar a la japonesa la americana fotógrafa, está de vacaciones más bien, que es como estar en el paro pero con menos derecho a la huelga, con menos derecho a pensar.

Vacaciones. Todos los hoteles abiertos: Otro piquete inspirador. ¿No es eso una supertrampa a la superhuelga? Porque, a ver, ¿la hacemos o no la hacemos? ¿No es el turismo el principal movedor de volumen de negocio por aquí? A la mani del 11S, ¿no había que ir con carteles escritos en inglés para que se enteraran en el mundo? Pues negocio en punto muerto y que se enteren bien por ahí: A las doce de la noche, puertas cerradas; quien esté dentro, que esté dentro; quien esté fuera, que se quede fuera; esa noche no se cobra y, si quieren dormir, que se vayan a la sede de su embajada, que si tienen suerte y son de un país menos puteao, ellos no harán huelga y les tendrán que abrir.

Y el último piquete, ya no he querido mirar más: Tooooda la policía desplegada por Paseo de Gràcia y Rambla. ¿Andan exentos estos? Bueno, sí: estos parece que siempre han estado un poco fuera de la ley por lo dentro de la ley que siempre se han jactado de estar.

He llegado a casa y me estaban preparando la comida, estaban trabajando para mí. No he tenido ya fuerzas para hacer de piquete disuasor -mejor que informativo-: Son agotadoras las huelgas a la japonesa. Además, olía muy bien.

dimarts, 13 de novembre de 2012

Mas no va a por la independencia, no creo que haya nadie que no vea claro esto ahora, a estas alturas. Miren la técnica: no suelta la palabra a no ser que la tenga bien recubiertita de ironías y va, va, vas, tranquilos todos; y cuando la tiene, le patina la neurona: la deletrea mal, que es deletrearla en castellano: acabada en cia en vez de en ci-a. En los carteles, abre los brazos como si estuviera, el mismísimo día en que se proclama la república o lo que sea que acabe en ci-a, abarcando desde el balcón todo lo que se ve abajo, en pça. Sant Jaume; ¿lo ven bien? Por que esto es todo lo que van a ver antes de que se dé la vuelta a hacer este mismo gesto hacia el otro lado, o sea, dándoles la espalda (¿se han fijado que, de hecho, en los carteles, ya lo está haciendo; que todo ese pueblo que ahora le llena la boca le queda detrás?), que él nunca dijo bien aquello que ustedes quisieron oír, aquello que ustedes creyeron oír, que al final todo era simplemente ustedes haciendo los coros equivocados; una orquesta tocando diferente de lo que dirigía el director y el director dejándolo pasar porque, miren, tampoco sonaba tan mal y era la única manera de que pareciera que estaba dirigiendo algo.

Junqueras ya puede prometer declaraciones para el día 25, igual que promete bajadas de IVA y de IRPF y creaciones de nuevos impuestos para los malotes. Canta también ERC canciones que suenan muy bien; canciones que ponen a berrear al coro a grito pelao de tal manera que, cuando llega el chimpón, la algarabía no deja oír lo que dice. Y lo que dice es 'si ganamos', que es la letra pequeña, la que nadie lee cuando apuesta por algo; la que si alguien leyera, le haría decidirse por el no apostar. Entonces, por si alguien lo ha oído, añaden el bis del 'conviene que seamos la segunda fuerza para hacer oposición y tal'. Oposición contra CiU y su circunstancia, siendo su circunstancia todo lo demás, todo lo que no es independencia. Ese es el problema: ERC se presenta como la fuerza de la oposición en la independencia, cuando la independencia no va a estar ahí; igual que -miren qué ejemplo más bestia- Khatami se presentaba de opositor en un país libre sin contar que el "país libre" de Khatami era el Irán de los Ayatolás. Y Khatami cantaba canciones preciosas, también; y venga todos a corear allá también, venga todos a quitarse el pañuelo de la cabeza y a ponérselo de foulard, cual si fuera estelada pequeñita; a quitarse el pañuelo en la cabeza pero a no esconderlo del todo, que no sabes cuándo va a llegar de nuevo el chimpón que te lo vuelva a hacer poner de montera al ritmo de pfff, al ritmo de han vuelto a ganar los malos, fue bonito mientras duró.

La trampa de ERC se la están cavando ellos mismos. Tienen la absurda teoría de que si repites mucho algo, ese algo acabará siendo realidad. Yo tenía un vecino que se llamaba Paquito. Salía todos los días al balcón y se estaba allá, un rato cada mañana, repitiendo: ¡Paquito, Paquito! ¡No es tonto Paquito!, como si fuera un columnista cualquiera de opinión.

Me pregunto qué habrá sido de Paquito. Me pregunto qué votará este próximo 25N.

Yo no tengo ni idea, en serio, nunca he estado más perdida. Nunca he estado más a punto de salir al balcón y ponerme a gritar.

dilluns, 12 de novembre de 2012

Díme de qué tienes miedo y te diré cómo eres.

En 1864 se creó un registro civil en el que todos los ciudadanos debían inscribirse con su nombre y apellidos debidamente castellanizados. Hace dos siglos y medio de eso.
La II República abrió la puerta a las grafías originales de estos. Franco la volvió a cerrar de un portazo: todos en castellano.

He encontrado salseando por ahí un comentario de un internauta nacido en 1974 en Inglaterra. Decía que sus padres, gallegos, le pusieron Xosé; lo inscribieron allá sin problemas con tal nombre y, cuando vinieron a hacerle el pasaporte español, se encontraron con que el funcionario se negaba a expedírselo con ese nombre. Xosé, en su pasaporte, es José.

Ahora el PP ha hecho este vídeo:



Piensen de dónde venimos y piensen dónde hunde sus raíces el PP. Piensen en la información sobre el pasado de los apellidos que les acabo de dar, en la idea de la españolización de los niños catalanes que hace unos meses salió de la boca de Wert y en el vídeo que les acabo de poner. Entenderán un poco mejor cómo funciona la lógica de esta gente, cuál es la idea de hacer política de esta gente que hoy tiene la mayoría en Madrid y que, ya lo verán, van a aumentar votos aquí, en Catalunya, el día 25.

Si alguno de ustedes que me está leyendo pensaba votarles, piensen simplemente que esto de cambiar apellidos encaja en la mente del PP simplemente por puritica coherencia histórica interna. Y plantéense si eso es lo que realmente quieren el sitio, cualquiera que sea, en el que viven.





Roger Pelàez (TMEO) canta Sucunza (BLACKIE BOOKS).
Bibliomancia con La tienda y la vida.
Pregunta sobre tu futuro, Pelàez te lo leerá.

Sábado, 17, a las 17h., en MANOS PARA QUÉ OS QUIERO (Calvo Sotelo, 52. Logroño), y a las 19.30h., en MEQUIERO VIVIR (Plaza del Castillo, 38. Pamplona-Iruña).

Sucunza dice: Mira que me había costado ponerlo todo ordenadito para que ahora venga este a leérmelo del revés.
(Pamplona al revés es Iruña y Logroño no rima con nada).

dimarts, 6 de novembre de 2012

... y que uno se define también por la lista de cosas que al final de la semana se da cuenta que, por a o por b, ha tenido que dejar de hacer.
Ayer me habría gustado mucho haber podido estar aquí:



Me habría gustado mucho no haber tenido que estar aquí, de hecho.

Visca l'Espai Mallorca!
3, 2, 1, llarga nova vida!

dilluns, 5 de novembre de 2012

Mas utilizando la autodeterminación para ganar votos es lo mismo que Aznar utilizando el terrorismo para ídem. Igual Mas se la está jugando más, de acuerdo: para todo el mundo, objetivamente, en el simplista sistema de lo bueno y lo malo, el terrorismo es maaaaalo, en cambio, no para todo el mundo la autodeterminación es bueeeeena, pero piénsenlo: ha habido una especie de cambio de valoración de esta última, una especie de ganar puntos a base de restárselos a los del otro bando.

A lo que iba: el mecanismo es el de siempre, la apropación partidista del sentimiento mayoritario, aunque esté aún por ver si es mayoritario este sentimiento, si no estamos simplemente ante un hype propiciado por las circunstancias y las cosas; si no es simplemente el lodo, que se hace con lluvia constante igual que con escupitajo puntual, de aquellos polvos, y que ahí queda para meter cucharada, para convocar referendum, hasta que lo evapora un rayo de sol, uoh, uoh, uoh, y a otra cosa, mariposa.

Mas está jugando con nosotros; está jugando al o conmigo o contra Catalunya y lo está haciendo para ganar unas elecciones. No lo olviden.

Y no olviden tampoco que, por muy argumento electoral que fuera, a Aznar no le interesaba tampoco del todo acabar con el terrorismo.