diumenge, 12 de juny de 2011

Lo mejor que iría todo si fuéramos capaces de sentir de fondo de lo que hacemos las palmitas que suenan a lo largo de toda esta canción, a lo largo de toda la vida, tacatacatacatá, sin parar, rítmica, lentamente, pero sin parar.



Como toda una historia escrita con el ruido de la máquina de fondo hasta que se acabe el papel, hasta que caiga el punto y final.