diumenge, 27 d’abril de 2014



¡Llança'ns al barranc! ¡Llança'ns al barranc! A l'altra banda del coll, al capdavall, hi ha la mar, però preferiria no veure-la mai més. No hi ha res al món que desitgi més que aquell barranc i sé que aquest desig té una estreta relació amb l'amor que sento pel meu pare.

Maria, estimada,

Recuerdo dormir una vez toda la familia en el coche porque habíamos llegado demasiado pronto o demasiado tarde, no sé, al sitio donde íbamos a pasar las vacaciones y no teníamos acceso a las habitaciones o al apartamento, no sé, que habían reservado mis padres.
Recuerdo que los tres, los hermanos, dormimos igual, como unos benditos. Recuerdo que mi madre estaba un poco disgustada. Mi padre, no me acuerdo.

Estoy leyendo Els meus pares, de Guibert. Me lo regalaste en la terraza del Calders cuando la Calders aún no estaba abierta. Estuvimos con Gonzalo Torné, ¿te acuerdas?, otro que tal contando historias sobre familias. Me lo regalaste delante suya y nos tomamos unos cafés.

Después, habiéndomelo ya regalado pero no habiéndomelo leído yo aún, viniste a la librería ya abierta, el día de la inauguración, y nos tomamos unas cervezas.

Después, sin haberlo comenzado todavía yo a leer, nos volvimos a encontrar en el Sidecar, la noche de Sant Jordi, y nos tomamos más cervezas aún.

Y tú sabías todo el rato que tenía yo esto en casa haciendo tic-tac, tic-tac. Pues ya lo he abierto. Vaya bomba, maja; si en Club Editor ya tenéis publicado el libro sobre la guerra de aquellos de entonces que todo el mundo debería leer, ahora tenéis publicado el libro sobre la guerra de todos de ahora y de siempre que todo el mundo debería leer también. Porque si la guerra de Sales es la civil, la de Guibert, la de los padres, es la guerra de la civilización.

Entonces, ahora, ¿qué hacemos?
¿Se lo hacemos leer a Gary hijo, por ejemplo, a riesgo de que se nos ponga más fatal aún de lo que está, y le invitamos luego a que venga a hablarnos de lo suyo y de esto de Guibert y de todos a la librería? ¿O hacemos como acabo de hacer yo y nos vamos corriendo todos al youtube a ponernos esto



para quitarle un poco de hierro al asunto?

Tú has vivido en París, seguro que conoces a alguien que conoce a alguien que conoce a Delerm; haz unas llamadas, anda, a ver si le viene bien venir un día. Yo pongo el piano, que mis padres me compraron uno hace tiempo y dicen que me lo dejan.

Gracias por todo.
No pares.
Isabel