dimecres, 16 de febrer de 2011

Había empezado esta entrada así:

Temo bastante estas fechas que se acercan: hacia el 20 de febrero siempre pasan cosas tremendas.

Pero enseguida me he dado cuenta de que le estoy dando demasiada importancia tanto a las cosas que pasan como a lo cíclico del tiempo. Y ¡bah!