dimecres, 20 de juny de 2012

Se dice mucho a la gornú, esto de que 'ha muerto mi maestro'.
Yo creo que si muriera uno mío, en primera instancia, se me olvidaría hablar. Como para decir nada.

Y con esto y un bizcocho, me voy a Sevilla.