dissabte, 6 d’octubre de 2012

Lo del jueves me daba un miedo terrible, en serio, pensaba que no me iba a gustar nada. Pero Javier me ayudó tanto que de repente estaba en mi salsa y me encontré perfilando libros ahí mismo y diciendo cosas como que leer a Nietzsche era divertidísimo (qué barbaridad... Que yo me lo creo pero que no sé si es una cosa así para ir diciendo alegremente por la vida) y otras que ni me acuerdo. Sí me acuerdo de que no os miraba demasiado pero os oía reír y eso me hacía pensar "se ríen: esto va bien" así que yo también me reía.
Edaimon me pilló con esta cara, que es la que se me ha quedado desde entonces, y me hizo esta foto:


Gracias a todos por venir.
A los que no pudisteis, no pasa nada: brindamos cualquier otro día. Que le he cogido yo gustillo a esto de brindar!
Tengo un montón de mails por responder. Iré haciéndolo estos días.