dilluns, 12 de juliol de 2010

(Del ojo del realizador y de su capacidad para colar arte, aunque nadie se fije)

La explicación del maestro (el maestro es Ángel Biescas, a quien tenemos la GRAN suerte de tener de realizador del programa), hace unas semanas, tomando un café: "Hay cámaras cenitales, steadys, gruas... Tenerlas cuesta un pastón y hay gente que sólo por eso, abusa de ellas, para amortizarlas. Lo que hay que hacer es buscar el momento; si en un programa de una hora encuentras sólo un momento que valga la pena, con eso, ya las has amortizado porque la imagen puede ser bellísima. Si las usas todo el rato, lo único que consigues es marear al personal".

La imagen del partido de ayer que me hizo pensar en Ángel Biescas:



Es Heitinga expulsado después de su entrada a Iniesta.

Mírenla ahora en movimiento, a partir del segundo 24:



Sólo seis segundos de cenital rotando levemente hacia la izquierda hasta que desaparecen las líneas del campo y Heitinga se convierte en un puntito naranja sobre un fondo verde.
A este señor le acababan de expulsar de la final del Mundial; Iniesta así se libraba de él y, un ratito después, marcaba el gol que le daba la derrota al mismo Heitinga. Y en ese momento de la expulsión, aunque había decenas de miles de personas en el campo y millones mirando la tele que rabiaban con Heitinga o que se alegraban por su castigo, un realizador, cenital mediante, nos enseñó que Heitinga estaba SOLO.

Y yo pensé: ¡Es el momento del que hablabas, Ángel Biescas!