dimarts, 6 de juliol de 2010

(De la incompatiblidad de las cosas...)

Pues que yo no sé si porque estos dos últimos días ha habido bastante de Spinoza, Deleuze, Nietzsche, Kant y Lacan en mis tardes, este mediodía he hecho unas albóndigas que me salido deconstruidas, con el concepto revertido y con la mitad virtual bastante desligada de la actual (no necesariamente por este orden).

También puede ser que últimamente he vuelto a escuchar a Dylan. Y no se dejen engañar por la cacareada Rolling Stone: Dylan no es garantía de una albóndiga bien hecha, al empirismo en carnes propias (compradas en el mercat por servidora) me remito.

Weird, me parece que son últimamente mis días y mis cosas.