dissabte, 15 de gener de 2011

Conversaciones en el sofá del vecino

-X dice que Y tiene cara de tenerla pequeña y de follar mal.
-A ver, enséñame una foto... Ah, pues sí.
-¿Pero cómo lo sabéis?
-Por la nariz.
-Pero ¿qué de la nariz?
-No sé, la nariz... Piensa en los tíos que te has tirado, piensa en sus narices y saca tus conclusiones.
-...
-También tiene pinta de ser bueno con las manos, quiero decir, tocando. Así- me toca el hombro.
-Ah, pues ser bueno con las manos, si folla mal, es importante.
-Sí, es importante... Espera, ¿dices que se dedica a aquello?
-Bueno, sí pero no fulltime.
-Ah, entonces no: tampoco es bueno con las manos.
Que los padres estén orgullosos de uno en principio, así, objetivamente, es bueeeeeno.
Pero no quiere decir necesariamente que uno sea buena persona: Primero hay que ver quiénes son los padres de uno, claro.
Los divanes son, mayoritariamente, cosas de chicas.

(y este blog es fantástico!)