dimarts, 27 d’abril de 2010

Y la literatura, para qué sirve? Pues para entender, por ejemplo, de dónde venían aquellos coletazos de educación carca que aún los de mi generación tuvimos que padecer. Y aquellas ideas absurdas del cielo y del infierno y de una moral falsa como ella sola. Para encontrar en ella a las personas que no aparecen en los libros de historia y poner caras y mentes a republicanos y a nacionales y ver cómo todo aquello encaja con las caras y mentes de nuestros abuelos y nuestros padres.

Y si no os lo creéis, probad a leeros casi simultáneamente "El mundo es ansí", de Baroja, y "Mr. Evasió", de Blai Bonet. Es la experiencia más parecida a estar, hace 25 años, en una cena de Navidad en mi casa y, seguramente también en las vuestras.

Los pelos de punta, oigan.

dimecres, 14 d’abril de 2010

No hay que ser muy aguililla para descubrir que el primer párrafo de la última novela de Javier Calvo, "Corona de flores", es calcadico al primer párrafo de "Historia de dos ciudades" de Charles Dickens. Comparen ustedes:

Dickens dice:

Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto.


Mientras Calvo dice:

Corren los mejores tiempos, corren los peores tiempos, es la era de la sabiduría, es la era de la estupidez, es la época de la fe, es la época de la incredulidad, es el tiempo de la Luz, es el tiempo de la Oscuridad, es la primavera de la esperanza, es el invierno de la desesperación, lo tenemos todo por delante, no tenemos nada por delante, vamos todos directos al Cielo, vamos todos directos al otro lugar.

Cuando hace unos días, alguien me comentó que Calvo se había subido al carro de la novela histórica, no daba crédito. Cuando he abierto el libro y me he encontrado con este arranque, no he dado crédito again y luego he pensado: "quins collons". Luego, leyendo la entrevista que Manu González le ha hecho para la revista Qué leer, lo he entendido todo (creo). Calvo ha querido hacer una novela victoriana ambientada en la Barcelona del siglo XIX. Corren tiempos (mejores o peores, da igual) de novelas-churro de catedrales, misterios místicos y caballeros templarios y había que desmarcarse. ¿Cuál es la primera refrencia que le viene a uno a la cabeza tras el nombre "novela victoriana"? Dickens. Pues empecemos por ahí y marquemos la clave en la que se tiene que leer esta novela: Corren los mejores tiempos, corren los peores tiempos, a partir de aquí, a victorianear se ha dicho.

Voy a ello. A ver qué.

dimarts, 13 d’abril de 2010

Lluís Bou entrevista a Martxelo Otamendi en el Avui.

Y Martxelo Otamendi le explica en una de las respuestas lo que todo el mundo comentaba en Euskadi cuando cerraron el diario:

...l’Estat també hauria de demanar perdó als accionistes i als lectors del diari Egunkaria, així com al que nosaltres denominem el món Egunkaria. Perquè aquest rotatiu era més que un diari, era l’únic diari que hi havia en euskera. Era una mica com el català AVUI o com el català El Punt. Va ser un projecte que va costar molt fer-lo i en el qual molta gent va posar el seu entusiasme. El fet que el tanquessin com ho van fer vol dir que ara han de demanar perdó a molta gent, en aquest país.

Yo no era lectora habitual del Egunkaria pero era el diario que comprábamos los del euskaltegi cuando queríamos practicar leyendo en euskara. No había otra: o comprabas éste o comprabas el Egin (después Gara) y la elección era clara: el Egunkaria era un diario en euskara menos politizado, el que no era radical y el que no calzaba hacia "los malos". El más riguroso y profesional periodísticamente hablando. Y va y lo cierran alegando precisamente que era politizado, radical y afín a los terroristas. Y todos con cara de "pero qué dicen!?!?!" Y, siete años después, efectivamente, no sabían qué decían o sí, que es peor aún.

Hoy el diario Avui, además, lanza una encuesta:

Quina conseqüència ha de tenir la sentència del cas 'Egunkaria'?

a)Cap, han absolt els acusats i punt
b)Han d'indemnitzar Otamendi i el seus companys
c)S'han d'investigar les tortures
d)S'ha de jutjar el jutge que va tancar el diari

Pues mirad, lo justo sería que b, c y d, y punto y ya basta de manipulaciones y que se dejen de hostias y que hagan un poquito más de caso a la sociedad, que igual resulta que la gente de allá entiende mejor la cosa que la panda esta de togados maniqueos que lo único que saben hacer es pasar por el código civil las cuatro tonterías manipuladas que les llegan de ciertos otros medios a los que, a lo mejor, sí que les vendría bien una buena revisión.