dilluns, 13 de desembre de 2010

Lo de Morente me pilla aprendiendo.

Y nunca estaré lo suficientemente agradecida a Javier por habérmelo acercado todo y haberme llevado a algún sitio de la manita.



Gracias!
(De más conexiones milongueras)



Tú no has dado en tu vida ni una sola limosna
ni has curado una herida ni has hecho a nadie un favor.



Nada debo agradecerte, mano a mano hemos quedado
no me importa lo que has hecho, lo que hacés ni lo que harás.



Arg!