dissabte, 3 d’octubre de 2009

A mí me falla alguna conexión con el sentimiento comunitario. Y creo que a mis amigos también. Por ejemplo: ayer, en el bar, ninguno de los que compartíamos mesa estábamos especialmente tristes ni especialmente felices porque Madrid se hubiera quedado sin juegos olímpicos. Esta actitud contrastaba radicalmente con las imágenes que venía de ver en vivísimo directo en la CNN linkada desde la web de El País: unos cuantos miles de personas literalmente llorando en la plaza de Oriente y otros cuantos miles de personas literalmente dando botes de alegría al otro lado del charco, un poco más para abajo.
Nos pasa lo mismo a las horas de los octavos, cuartos, semis y finales de la Champions: si coincide que estamos en un sitio con la tele puesta, lo más probable es que nos sentemos en la mesa que cae justo debajo del aparato, en la única de todo el bar desde la que no tienes ángulo para mirarlo con cara de "AH". Sencillamente estaremos hablando de otra cosa. No quedamos para ver los Oscar, no nos vestimos de Azul (ahora de Rojo) cuando hay carreras de coches, no nos unimos a las manadas de los conciertos en la Anilla Olímpica ni, desde hace unos cuantos años ya, nos pillamos el abono de no sé qué festival antes de conocer el cartel.
La cosa es que no lo hacemos queriendo: nos enteramos de que existen todas estas cosas por noticias en los telediarios, bufandas en el metro, frenéticos cambios de estado en las redes sociales o, ya lo he dicho, televisores encendidos en los bares. Y, al día siguiente, zanjamos el tema con uno o dos comentarios del tipo: "Joder, ayer, vaya follón".
Nos falta un link, un sentimiento de pertenencia, un sufrir compartido, un algo. El caso es que ni siquiera lo echamos de menos, todo esto.



Me voy a currar.

dimecres, 30 de setembre de 2009

A mi gato le ha dado por despertarme a las 6 de la mañana. Al principio, cuando vino a vivirse conmigo, ya lo hacía de vez en cuando y me parecía gracioso, tan mono, ahí, mordiéndome los pies y tocándome la cara con las patitas... Pero es que, desde hace un mes, lleva haciéndolo todas las mañanas y me pone de los nervios, no descanso bien y luego estoy de mal humor todo el día.
No le he dicho nada, sí que he discutido con él unas cuantas veces y nota que estoy enfadada, pero hablar hablar en serio, no porque sé que eso de subirse a la cama y despertarme va con su naturaleza y es su personalidad y no lo va a poder cambiar.
Creo que quiero romper con él. Las cosas ya no son como antes, aunque nos queremos mucho, las relaciones duran lo que duran y creo que los dos hemos cambiado. Además, yo he conocido una gata que me atrae bastante. Desde que estoy con él, no me había fijado en otras gatas, pero ahora sí y supongo que eso quiere decir algo.
En fin, ya está, no pasa nada, ha estado muy bien y siempre le tendré mucho cariño. No quiero hacerle daño pero seguro que al principio se enfada conmigo, de todos modos, yo creo que acabaremos siendo amigos.
Esta semana sin falta hablo con él.

:P

divendres, 11 de setembre de 2009


He seguido los consejos de Gaby y, para acabar con mi gripe, me he hecho una infusión de ajo, limón y miel (hervir una cabeza de ajo durante 20 minutos, añadir dos cucharadas de miel y el zumo de medio limón). Me he tomado un vaso pensando que sería como masticar ajo directamente. No me ha sabido a nada, por lo que he deducido que mi casa debía de hacer una peste que tiraba para atrás y yo sin enterarme. No me ha quedado otro remedio que hacer magdalenas de canela para matar el olor. Ahora que me imagino que mi casa huele a Navidad, voy a lavarme los dientes y a hacer gárgaras durante media hora.
Gemma dice que vayamos esta noche a oír rock'n'roll. Tengo que decidir quién puede más: si las ganas o el dolor de cabeza. Gane quien gane, si venís a verme o me encontráis por ahí, no me habléis muy de cerca ni me beséis ni me déis la mano. Limitaos a saludarme con un gesto de la cabeza. Eso si no llevo la mascarilla de gatito que me compré en Hong Kong hace ya unos años y que sólo me he puesto una vez para pasar desapercibida cuando Jaume se empeñó en que entrara en el cuarto oscuro de aquella discoteca.

* Echad un ojo a esta tienda en internet. Calité.

dijous, 10 de setembre de 2009

Soy víctima de una gripe instantánea.
Ayer no la tenía. Hoy me he despertado con fiebre, dolor de articulaciones, mocos y sin parar de estornudar. Me he levantado, he hecho una tetera entera de té con miel. Me he puesto pantalones largos, una chaqueta y calcetines, y me he dispuesto a pasarme todo el día en casa sudándola. Me he decidido a aprovechar los ratitos entre amodorramientos y revolcones en la autocompasión (qué malita estoy, qué malita estoy) en el sofá con mis dos gatos y Gemma (un ratito que ha subido) como única audiencia, cocinando, que es una de las cosas que mejor me salen últimamente.
Me ha salido todo mal.
He hecho pan de pasas: he puesto el horno a temperatura demasiado baja (me he dado cuenta cuando a los 3/4 de hora de estar ahí dentro, no había cogido color aún). Ha quedado como una piedra.
He hecho puré de zanahoria. En el momento de comérmelo, le he ido a poner unas gotitas de salsa de soja y se me ha volcado dentro media botella. Se ha ido fregadera abajo.
Suerte que tenía en la nevera fideos con verduras que me sobraron ayer, si no, mi alimentación de hoy habría dejado bastante que desear. Los plátanos, que por fin han madurado, también han salvado un poco el picoteo entre horas.
Odio estar enferma. Es lo peor.

dissabte, 15 d’agost de 2009

"Ahí tienes a Juan, el que adoctrina sobre controles de audiencia a Pablo, el de la mirada extraviada, del que enseguida te hablaré. Juan trabaja en la tele, pronto será un pez gordo. Juan no sabe que Montse, su novia (dos operaciones de nariz, una de busto, ninguna de laringe) se acuesta con Pablo. Juan nos da a todos mucha pena. (...). (Pablo) Está alcoholizado, lo que al parecer no le impide acostarse con Montse. Trabaja en la tele. A todo el mundo le da mucha pena. (...). Eduardo tiene cuarenta años y viste como un chico de veinte (en eso no es una excepción, tú ya me entiendes). Confiesa no haberse perdido una moda en su vida (...) Tuvo un bar. Cerró. Tuvo una discoteca. Fracasó. Se hizo cargo del negocio de su difunto padre. Quebró. Ahora trabaja en la tele. A todo el mundo le da mucha pena, Jorge.
(...)
Arnau ha estado en los Andes, en el desierto de Arizona (lo que le ha llevado a este principio de sabiduría: "Los indios son otra historia".). En Formentera. Su pregunta favorita es: "¿Dónde pasas el invierno?". Siempre le habla a Vicky muy bien de mí y comprendo perfectamente su estrategia. Un día le partiré la cara y le daré a todo el mundo mucha pena."

- Un enano español se suicida en Las Vegas. Francisco Casavella

divendres, 7 d’agost de 2009

Ayer vi la Luna más preciosa de este verano saliendo en la playa de Masnou.
Y entendí un poco por qué Gemma está pensando en irse a vivir allá.

dissabte, 1 d’agost de 2009

Síndrome del primer día de cole

Si me pongo zapato plano y llevo un tupper con la comida del día, es como si hubiera caído totalmente en las redes del currantismo: acabaré yendo a trabajar con gafas (son más cómodas que las lentillas) y con el pelo recogido en un moño con un lápiz.
Si me pongo tacón, me pinto los labios y me pego media hora secador en mano delante del espejo (y sigo llevando tupper), seré como todas aquéllas que trabajan en TV3, pasillo arriba pasillo abajo, ven que hacemos un corrillo aquí mismo y hablamos en voz baja.
Ostras qué dilema.
Me he despertado a las 7 y en vez de seguir durmiendo, me he levantado y me he puesto a leer más que nada para que trabajar 10 horas no sea lo único que haga hoy.

dijous, 30 de juliol de 2009

Después de un par de semanas conviviendo con dos gatos que han decidido dormir toda la noche y empezar cada día peleándose a las 6 de la mañana, una se acaba olvidando de la carga de voluntad que hasta ahora pudiera conllevar el verbo madrugar.

Aquí, los usurpadores de toda mi intención en el acto de levantarme pronto, en plena emboscada trapera:

dilluns, 27 de juliol de 2009

















Henos aquí el día en el que decidimos irnos a Sant Pol a la playa; luego, que mejor a Sitges, que Sant Pol está muy lejos; luego, que mejor a Sant Adrià, que era domingo y Sitges debía de estar hasta la bandera; luego, que esperábamos a Héctor y desayunamos con él en los jonkis; y luego, que ya que estábamos, nos tomábamos un vermutillo al lado del Mercat de Sant Antoni.
Y a comer, a casa. Y de camino, nos compramos una planta.

divendres, 24 de juliol de 2009

Mambo!

Ayer, otra vez Taboo en Apolo.
Y, otra vez, esta chica cantando el Mambo Italiano como Dios.






















Shake it, baby, shake it 'cause I love it when you shake it.

dijous, 23 de juliol de 2009

La nueva habitante de la casa













Peluda como ella sola.
Se llama Kika (aunque a mí a veces se me escapa llamarle Kunoichi, que es como llamar a tu novio actual por el nombre de tu ex). De momento lo investiga todo y cada vez que pasa por al lado de Koldo, le pega un bufido por si acaso (todo apariencias porque esta mañana les he visto frotarse las narices en plan "buenos días").

:)

dimarts, 21 de juliol de 2009

dilluns, 20 de juliol de 2009

Amadeo es un kraken

Es lo que ha dicho el hermano de Xavi cuando ha visto esta foto:






















Y yo pensaba que era simplemente un calamar!!! Esto me acaba de abrir todo un mercado potencial nórdico!

dissabte, 18 de juliol de 2009

Mermelada de tomate














Lo fácil es hacerla:
Tomates despepitados y pelados, azúcar abundante y un chorro de zumo de limón; unos 50 minutos al fuego removiendo de vez en cuando y a los potes.
Pero además, lo más guay es que también es fácil, incluso altamente probable que a la hora de comer, Jaume llame a la puerta preguntando si has comido y diciendo que ha preparado pasta para hacer crêpes y que si tienes algo para rellenarla.

















Adoro a mis vecinos.