dimecres, 9 de juny de 2010

My God. Por un momento he dudado de todo!
Suerte que existe el concepto "puñetazo en la mesa".

Y ahora, perdonen esta pequeña licencia ñoña.