dimecres, 12 de juny de 2013


Del tema de les riotes.

No y no. La cuestión es no ir al asunto. Si es por ignorancia, por falta de comprensión lectora o simplemente por ganas de hacerse el robinhood, la verdad, lo ignoro.

En el primer no, ni voy a entrar. Es el tema de siempre. Y, chica, o lo superamos o nos quedamos aquí; pero lo de la lucha esta feminista al nivel del '¡Ese me ha robado la cartera!' y el tío escondiéndose la cartera en el bolsillo, respondiendo '¡Lo dices porque soy gitano!' lo único que hace es ridiculizar al gitano y, de paso, cabrear a todos los demás gitanos por haberlos sacado a colación en tan incómoda circunstancia.

En el segundo no, los mismos genios citados delatan la gravedad del asunto que el opinador se empeña en obviar. Evelyn Waugh, los Monthy Python o Dario Fo (sacado a colación en los comentarios del mismo artículo): ¿Les puso a cualquiera de estos el Estado una Bibiana Ballbé o un Miquimoto o un Toni Soler a sueldo que los vendiera? O haciendo la pregunta de otro modo: ¿Qué tipo de Estado se pondría a vender a su Dario Fo particular? Respuesta: Ninguno que estuviera colocando en puestos relevantes de la cultura a gente del perfil de la Ballbé, de Miquimoto o de Toni Soler (y, por favor, que me lo veo venir, no me mienten ahora 'Polònia', que estamos hablando de los Monthy Python y de Dario Fo).

La cosa es que ninguno de estos tres personajes están aquí para vender su producto; el tema, precisamente, es que ya lo vendieron -si es cultura de front corrugat o no está claro, y no es lo que se está discutiendo aquí-. Lo que se está discutiendo aquí es que ese hecho de haber triunfado haciendo lo que hacían (ojo, no cualquier cosa: lo que hacían) es la única credencial que se les está teniendo en cuenta y es lo único que indica el rumbo, también único, que ahora quieren hacer coger a la cultura.

Esto último es lo preocupante de todo este tema.