diumenge, 1 de gener de 2012

¿Sabéis las cenas en Carretes, las sobremesas eternas en el Poblenou, los aperitivos en el Esterri, los quedamos para tomar algo aunque parezca que algunos se empeñan en que no, las rebajas mortales en la tienda, los miércoles de l'Horiginal, los igual no es tan delirante que sigamos siendo amigos y los despierta a las niñas que solo tengo una hora para verlas? Pues va ayer y, en una sola noche, todos, TODOS, hacemos por coincidir y coincidimos, y me encuentro de repente con que todos, TODOS, estáis ahí, porque hasta quien no acabó de estar, apareció en algún momento vía móvil. Y eso -que estemos- es, por si alguien aún no se había enterado, la única cosa que, en lo que llevo de vida, he sacado en claro que me importa. Algunos son contingentes, vosotros sois necesarios, ya lo sabéis.