dijous, 17 de febrer de 2011

Primero Vázquez Montalbán y ahora Santi Santamaría.

Los Mares del Sur reivindicando su condición de cementerio de elefantes gourmets.
(De la repelencia (la mía) como filtro)

Cuando me pongo a leer artículos como éste y ya en el primer párrafo veo que me estoy fijando más en lo mal puestos que están los adjetivos y lo mal utilizados que están los verbos (¿acudir a una calumnia sexual? ¿falsa calumnia?), llego a la conclusión de que lo que me cuentan no me interesa para nada.