dilluns, 28 d’octubre de 2013

Un día, en el trabajo, hicimos esto:



Y cuando acabamos, Reed nos dio las gracias por haberle dejado hablar de libros.
Fue un día perfecto.