dissabte, 6 de novembre de 2010

Esto sería Jesús entrando en Jerusalén:



Esto sería Benedicto entrando en Barcelona:



Y los iPhones de este domingo serán como los ramos de aquel otro.
¿Lo ven? Todo es cosa de la evolución del Pop, que ha ido, como todo, en paralelo a la de la técnica.

Y a mí es como si se me estuviera metiendo dentro un biruji raro por aquello del "en qué nos hemos convertido", aunque le veo una cierta lógica, no crean, pero es que se trata más bien de una lógica de la decadencia.