dijous, 23 de setembre de 2010

¿Qué es el holismo?
Según Aristóteles es la idea de que un todo es mayor que la suma de sus partes.

Tras esta introducción tan didáctica, les cuento que hoy Víctor y Marina, mientras cenábamos, se me han quedado mirando con cara de "esta tía está loca" cuando les he dicho que creo firmemente que la inestabilidad en ciertas facetas de la vida lleva a la inestabilidad en todo lo demás. Y no sé por qué (estoy más que acostumbrada a que estos dos me miren a veces como si fuera una marciana) pero me ha afectado que me miraran así.

(Momento drama) Sí, Víctor y Marina: ME HA AFECTADO.

Así que me he decidido a hacer una cosa. Empezando mañana, durante toda la semana voy a obligar a mi cuerpo y a mi mente a llevar una rutina ridículamente ordenada. Si Aristóteles tenía razón, al final del experimento, la suma de tanto orden en diversos aspectos provocará que mi caótica vidita empiece a metamorfosearse en una vidaza equilibradísima, coherente y encaminada a una particular cosecha de éxitos personales (o igual simplemente el todo resultante consiste en que si cada día me he aburrido 1, la suma de estos días dará mucho más que 7; 59, por ejemplo. No sé).

Una de las rutinas será, por supuesto, colgar aquí una serie de entradas diarias que expliquen la evolución del asunto. La serie se titulará: Dietario de la semana del holismo.

Pienso hacer de todo: cepillarme los dientes todas las mañanas, todos los mediodías y todas las noches, pintarme los labios cada vez que salga a la calle (esto ya lo hago y no sé muy bien por qué es bueno, pero en fin...), leer un mínimo de dos horas diarias y escribir un mínimo de otras dos (el resultado será que he leído y escrito 178 horas en vez de 28, tampoco lo sé), comer caliente (tenga que cocinar o no) todos los días, no dejar para más tarde lo pueda hacer en el momento...

Y hacerme la cama todas las mañanas (al final habré hecho la cama 42 veces). Y llamar a mi madre por lo menos tres veces esta semana (la habré llamado todos los días por la mañana y por la tarde). Y pasar el aspirador. Y leer los periódicos. Y reprimir ciertas tendencias a la mala leche que me provoque la lectura de los periódicos. Y no leer blogs que leo de manera recurrente y que solo consiguen ponerme de mala leche. Y contestar a todos los mails que deba contestar por cortesía. Y...

Puede que todo acabe resultando un fracaso estrepitoso; eso que les habré ahorrado si estaban planteado hacerlo ustedes también. Puede que sea un éxito rotundo; montaré una secta y seré su líder espiritual.

Aquí voy; aplicando métodos cartesianos a ideas aristotélicas, convirtiendo la teoría en empirismo militante.

Sr. Luri, no me venga con que "Lo que Aristóteles quería decir en realidad es que..."

No intenten detenerme.

4 comentaris:

  1. Bueno... yo ya estaba dispuesto a aclarar la diferencia entre "tò holon" y "tò pân"... pero lo visto...
    ¡Qué triste!
    ¡Qué triste!

    ResponElimina
  2. Ya estoy escribiendo tu biografía no autorizada.

    "Isabel Sucunza - Rigor y pintalabios"

    ResponElimina
  3. Isabel la Católica.
    Cath+holos= Para todos.

    ResponElimina
  4. Héctor: desautorizo totalmente tu biografía sobre mí (ahí lo tienes, ahora sí es una biografía oficialmente desautorizada).

    Sr. Luri: gracias a que usted lo ha escrito aquí y a que en google se puede encontrar casi todo, sé que la cosa con la que me he dado de bruces esta mañana se llama tò holon.
    Learning through empiricism! Visca!
    (Usted sabe que I'm gonna get hurt con toda esta historia, ¿verdad? Pero bueno, todo el mundo sabe que el niño se hará daño aprendiendo a andar en bici pero que, cuando acabe, habrá aprendido algo).

    ResponElimina

Come swim w/me