dijous, 23 de setembre de 2010

Dietario de la semana del holismo. Dia 1. Jueves

La vida me ha hecho pagar con una colleja muy merecida la chulería de decirle al Sr. Luri que se callara antes de que abriera la boca. Mira que podría haberle dejado hablar y él me habría explicado lo de la polis aristotélica y el sujeto parmenidiano antes de lanzarme así a las bravas a la consecución de no sé qué equilibrio holístico; esto me habría servido para tener en cuenta a priori un "pequeño" detalle que ahora veo que será omnipresente en mi penoso empeño de caminar hacia esa anhelada vidaza equilibradísima, coherente y encaminada a una particular cosecha de éxitos personales de la que les hablaba ayer. Señores, he aquí el pequeño detalle: existen agentes externos al factor yo y son agentes que pueden jugar a mi favor o jugar en mi contra.

En mi primer día de camino hacia la vida consecuente ha habido una adversidad que no voy a explicar aquí.

En el fondo ya contaba con que esto pudiera pasar pero no me había detenido a pensarlo demasiado. Lo mejor de todo es que, ahora que pienso sobre ello a toro pasado, me alegro de que esto haya ocurrido en mi primer día de la semana del holismo pues me hace verlo de forma diferente. Miren: desde el mismo momento en el que la cosa ha empezado a suceder yo no pensaba tanto en cómo de malo era eso que estaba pasando sino en cómo estaba yo solucionando la situación pensando en la persona virtuosísima que, si este experimento funciona, seré la semana que viene. Creo que sólo por eso 1) no me he puesto a llorar, 2) me he centrado en la búsqueda de una solución al problema y 3) he entendido el mensaje y he visto que la intención del agente externo era buena, que quizás había un fallo en la formulación del asunto y quizás él mismo (el agente externo en cuestión) estaba en ese momento bastante jodido a su vez por culpa de otros agentes externos a él, pero lo que me estaba diciendo era bueno. Sí.

(O igual es que simplemente soy demasiado optimista).

Estoy siendo muy críptica y está pareciendo que mi día está siendo horrible, y no: No solo he cumplido con gran parte de los objetivos que ayer enumeraba (la cama está hecha y llevo los labios de un rouge impecable) sino que la jornada me ha brindado un par de momentazos de los de pensar: "gracias, Dios o quien seas". ¿Que no se lo creen? Les cuento uno: Hoy, poco antes de las 12 del mediodía, el mismísimo Enrique Morente estaba tocando la guitarra y cantando para diez personas, una de ellas, esta humilde tò pân suya.

Sólo les puedo decir que esto está siendo too much y que me voy a ver a los Surfing Sirles. Necesito un poco de punk.

2 comentaris:

  1. Dice mi amigo Platón que "el hombre es un ser capaz de dirigir su mirada hacia el todo (blépon eis tò pân)" (Leyes 903 c). Pero se olvidó de recomendarnos algo contra el vértigo.

    ResponElimina
  2. Y dice una jota que se canta en San Adrián (el grande, el de la Ribera):
    "Lo primero y principal
    oir misa y almorzar
    pero si l'hombre tié prisa
    antes almorzar que misa"

    ResponElimina

Come swim w/me