dimarts, 30 d’octubre de 2012

Yo me estaba preguntando si la gente de propaganda del PP, responsables por ejemplo de este vídeo



son muy tontos o muy listos. Pero me estaba confundiendo de pregunta: lo que tenía que haberme preguntado es si no serán ellos los que se piensan que somos tan tontos que no íbamos a notar que el discursito este de 'a mí me gusta Catalunya', 'a mí me gustan los catalanes', 'yo tengo amigos catalanes', 'a mí me alucina lo listos que son los catalanes', es exactamente el mismo discursito de solidaridad que sacan cuando ha pasado un terremoto, un huracán, se ha derrumbado un asilo o le han dado una paliza a algún gay, y hay elecciones a la vuelta de la esquina. De solidaridad electoralista, claro.

Hagan la prueba: cambien Catalunya por homosexualidad y catalanes por gays ('tengo muchos amigos gays', le hacen decir a la Cospedal); o vayan más al extremo: cambien Catalunya por perrera, catalanes por perros y españoles por criaturas de Dios ('todos somos criaturas de Dios', le hacen decir a Esteban González -y le ponen el segundo apellido -Pons- en el nombre, ya saben, es perro por parte de madre él también-).

Mientras escribía esto, estaba pensando si no funcionarán realmente estas cosas, si no seremos todos igual de tontos: alguien, aquí, ha pensado que esto era una buena campaña, la ha presentado, se la han aprobado, se han prestado a hacerla y, para bien o para mal, la están difundiendo (yo incluida).

Si no estaremos, me pregunto, todos funcionando a base de unas reglas del juego absurdas, sin plantearnos nada, veamos la trampa o no, nos las creamos realmente o no.

Si no estaremos, en fin, jugando todos a ser idiotas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Come swim w/me