dijous, 29 de març de 2012


Me encuentro con Martí y me dice que el último post, el de la huelga, es horrible. Que me iba a escribir un comentario pero que quería alargarse y que acabará escribiendo un artículo.

Me deja bajando a casa en bici (qué bien se va en bici cuando hay huelga) dándole vueltas al asunto.

Lo que ha hecho el ministro de Economía y Competitividad convirtiendo el país en un chiquipark es simplemente decir en voz alta lo que ellos piensan de esta huelga: la reforma laboral no se va a cambiar. A partir de aquí, la huelga se hace, sí: la policía a la calle, los piquetes también, algo que quema en la Diagonal y servicios mínimos; en resumen, un día un poquito más incómodo para todos en general por el helicóptero este de las narices que no para de dar vueltas y mete un ruido infernal, y para la panadera de debajo de casa en particular, que lleva toda la mañana con una oreja en el horno de la trastienda y con otra en los piquetes que de vez en cuando pasan por la calle, que los oye y tiene que salir corriendo a bajar la persiana. Pero bueno, a las cinco cierro, me dice antes de despedirme. Y luego manifestación. Y luego mañana, que será todo igual que ayer, con la reforma laboral sin cambiar, como ha dicho el ministro.

Martí dice que este que acabo de exponer es precisamente el pensamiento de la mayoría. Seguramente, sí, pero es que la mayoría que piensa esto es la que ayer estaba pidiendo hora en el salón de masajes de debajo del trabajo de Ester, que tenía todas las horas reservadas por gente que, aprovechando la huelga, se iba a marcar un homenajito. Y así, por mucha mayoría que se sea, no se va a ninguna parte, de manera muy relajada, eso sí.

Aquí de lo que se trataría es de que esa mayoría, que está descontenta pero que piensa que esto de la huelga no sirve para nada, además de boicotear la jornada en sí, se dedicara a boicotear el sistema el resto del año. He discutido un poco con Martí sobre si la cosa tenía que partir de lo individual o de lo colectivo. De lo individual, creo yo. Es uno quien decide colarle a hacienda hasta los tíquets de los calcetines, quien decide no aceptar según qué condiciones en los contratos y quien decide levantarse un día del despacho para salir por la puerta diciendo ahí os quedáis.

Yo no creo en esta huelga. Veo un piquete y pienso que más de la mitad de las personas que lo integran, si no el piquete entero, aquellos días de hace meses de la huelga de controladores aéreos, estaban clamando al cielo porque no podían irse de vacaciones de Semana Santa. Veo a todo el mundo haciendo el aperitivo al solecito en las terrazas de los bares (abiertos), mientras claman al cielo por lo jodidos que los tienen los jefes y los bancos y la política y hasta Dios, y me los imagino un poco más jodidos aún porque, como hoy el Caprabo está cerrado, no van a poder comprar el chorizo para el bocata del crío al que mañana la abuela va a llevar al cole porque ellos estarán intentando salir de Barcelona por la Diagonal a las 7.30 de la mañana para no llegar tarde a trabajar. Y veo al ministro preguntando de nuevo a qué hora es la mani y planeándose hasta que hora deja abierto el chiquipark para poder enviar a las brigadas de limpieza y que dé tiempo a que todo vuelva a estar en su sitio antes de irse a dormir.

Y así. Hasta la próxima.

8 comentaris:

  1. Et bien sûr, Mr. K: lamentable a la par que triste.

    "You, you're my mask
    You're the one who's blamed
    Do, do my work
    Do my dirty work, scapegoat"

    http://www.youtube.com/watch?v=xCF19cBWb0I

    ResponElimina
  2. Qué bueno está el tío de Metallica.

    ResponElimina
  3. Vaya que sí. Y si además del tío te gusta la música del grupo, te recomiendo el recopilatorio con la Sinfónica de San Francisco. Una joya. Te lo dice el Anónimo con un par (de tetas). Apalà, que vagi de gust.

    http://www.youtube.com/watch?v=eFMb-jhyqUQ

    ResponElimina
  4. ¡Hombre!, comentaristas tetonas... Este blog está cada día más interesante.

    ResponElimina
  5. Yo estoy llegando a la conclusión de que todo "esto" pasa, efectivamente, por lo individual, por los gestos diarios, por las actitudes coherentes (que no siempre es fácil) con nuestro dinero y nuestro consumo que es, no nos engañemos, lo único que puede mover algo.Lo colectivo es mucho más complicado porque en seguida se corrompe de una u otra manera, se manipula muy fácilmente y la agresividad y la discusión inútil (basta con repasar los TT) está de principio a fin. He hecho huelga por coherencia con mi forma de pensar, pero sin creer en ella demasiado ... y, sí,las terrazas de Plaça del Sol están abiertas y llenas...

    ResponElimina
  6. Anónimo 3: lo de tetonas te lo has inventado, ella o él solo dice que tiene tetas, un par. No da más detalles. Qué mentes, qué mentes...

    Joan: sí. Las terrazas de Vilà i Vilà también.

    ResponElimina
  7. Probando, probando... Aquí el Anónimo 1 (él o ella) y 2 (su alter ego) -ambos con tetas, una mirando para Albacete y otra para Cangas de Onís. Y en estas que creo que ya van cuatro glándulas mamarias para goce o estupor de mi tocayo/a 3.

    Con respecto a lo "individual", yo lo llevo practicándolo desde hace casi dos décadas con resultados costosísimos para mi bolsillo y mi salud mental. Para muestra un botón above.

    ResponElimina

Come swim w/me