dilluns, 30 de gener de 2012

Hace casi tres años que no tenía vecinos al otro lado de la calle.
Ahora que de nuevo los tengo, debo volver a hacerme a la idea de que están, más que nada para que no piensen que soy peligrosa o así cuando me oigan exclamar a las 7.30h. de la mañana, en pijama, leyendo el periódico:

"¡Qué pesadez! ¡Claro que Dios existe: se lo inventaron los hombres!"

Si no reaprendo a contenerme, los nuevos vecinos se llevarán una imagen equivocada de mí: se quedarán con el pronto, sin saber que luego, camino del trabajo, voy pensando que claro que si no se hablara de este tema -aunque los diarios de información general definitivamente NO son el sitio adecuado para hacerlo-, Dios hace mucho que habría dejado de existir.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Come swim w/me