dimecres, 4 de maig de 2011

Salgo de trabajar.

Ruido infernal de tráfico en Aragó con Rambla de Catalunya. Llego al semáforo y, justo en el momento en el que encaro la rampa del bordillo, se pone verde para mí. No tengo que aminorar la marcha ni un poquito. Cruzo Aragó. Siguiente semáforo: el de la acera de Rambla de Catalunya para cruzar hasta la mediana. Cambia de color también a mi paso. Bajo por la mediana. Tampoco tengo que reducir la velocidad para cruzar Consell de Cent. Comienzo a pensar cosas épicas del tipo: Tengo a la ciudad dominada. Saco un paquete de tabaco y en el mismo momento en el que acabo de arrancarle el chivato, hay una papelera al alcance de mi mano. Meto la misma mano en el bolso y lo primero que toco entre todas las cosas que llevo dentro es el mechero.

Enciendo el cigarro pensando que de todo esto, el (segundo) más tonto te hace un anuncio (el primero se compra el coche inmediatamente).

1 comentari:

  1. ¿Volvió a doblar la apuesta en Diputación o quizás optó sabiamente por retirarse?

    ResponElimina

Come swim w/me