dimarts, 16 de novembre de 2010

Todos los años llega esta fecha y a mí más que mirar hacia atrás y hacer recuentos, me da por mirar adelante y cagarme del vértigo. Yo creo en aquello de "lo mejor está por llegar" incluso sin haber estado mal antes -fíjense ustedes en el mérito que tiene eso-. Porque mal, mal, yo no he estado, y cuando me ha parecido que sí, era siempre porque me lo había buscado yo sola. Así que me da un poco de miedo el imaginarme ese próximo mejor: tan bien rodeada estoy y me tienen tan sujeta en el bien por defecto que las veces que he conseguido pasar del bien por defecto al mejor han coincidido con las veces que me he zafado de todos y he echado a correr como una atolondrada hacia algún pico de felicidad vislumbrado. Y después del pico, claro, viene el descalabro pero es que sin el descalabro no me habría quedado ni una triste cicatriz que me recordara lo feliz que he sido antes, durante la ascensión.

(Y todo este rollo para decirles que mañana es mi cumpleaños. Qué paciencia me tienen...)

4 comentaris:

  1. Uff!per un moment he pensat que parlaves del Nadal(encara no si us plau), per molts anys!

    ResponElimina
  2. Que sean muchos y felices, que puedas escribirlos mucho y bien.

    ResponElimina
  3. Gracias, gracias! Que me gusta a mí que sea mi cumple y que vosotros estéis tan atentos!!! Muacks, muacks!

    ResponElimina

Come swim w/me