dilluns, 11 d’octubre de 2010

Hoy hace mucho viento.

Estaba yo hace un momento sentada en el sofá y he oído como algo se rompía contra el suelo, en la calle. He salido al balcón y he visto que mi ficus no estaba en su sitio. He pensado, mientras me asomaba: ¿Le habrá dado a alguien?; pero qué raro que no se haya oído barullo y exclamaciones de susto; mierda, era la única planta que me aguantaba viva; y pero ¿dónde ha caído? (por este orden). Entonces he recordado que después de comer, había puesto el ficus en la fregadera para regarlo. He ido a la cocina, he cogido el ficus y lo he puesto en el balcón.

Una de dos: o en mi fuero interno deseo que el ficus caiga a la calle arrastrado por el viento o el encargado del montaje (en sentido cinematográfico) de mi vida lo está haciendo todo al revés.

Y esto último no es la primera vez que lo sospecho.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Come swim w/me