divendres, 27 d’agost de 2010

Ayer, antes de encontrarme con Jordi O. y luego con Gemma; antes de coger el tren para Vilassar, de decidir hacer una parada en Ocata, de tomarnos dos cervezas en el chiringuito, de acercarme a Vins i Divins a hacer una visita al Sr. Luri (no estaba, Sr. Luri, ya me pasaré otro día), de coger de nuevo el tren, de llegar a Vilassar, de bañarnos en el mar, de ver llegar a Ferran, Xavi, Víctor, Carles y Jordi F., de ir a hacer el vermut (a las 8 de la tarde), de quedarnos con hambre y pedir que nos hicieran bocatas; antes de que nos dijeran que no tenían pan, de ver a una señora entrar con una barra de pan debajo del brazo, de plantearnos si asaltarla o si pedírsela a cambio de favores sexuales, pero decidir que mejor simplemente le preguntábamos dónde lo había comprado; antes de que la señora -que nunca sabrá lo cerca que estuvo de tener una gran sesión de sexo con cualquiera de nosotros- nos dijera que la panadería ya había cerrado, de coger el tren y volver a Barcelona, de decidir tomar la última y acabar tomando la última y la penúltima en el (H)original, en el Haití y en el Almirall; y antes de volver a casa oliendo a sal y a arena, con boquerones, mejillones y una botellita de salsa de Ca n'Espinaler en el bolso. Antes de todo eso, pasé por Documenta a buscar un libro que ya había buscado antes en La Central y que tampoco tenían.

Y en algún momento entre medio de toda esta hiperactividad, miré a mi alrededor y me di cuenta de que el verano-verano, el de verdad, el de las vacaciones, del go with the flow y de tomarse las cosas con calma, acababa de empezar. Y me di cuenta de que llevaba mucho tiempo esperando a volver a tener un verano como este que empezó ayer.

7 comentaris:

  1. pues deseo que continue igual que ha empezado!!!

    ResponElimina
  2. I si l'estiu se't queda curt, sempre pots fer un saltiró cap a l'altre hemisferi i dale, dale, dale, ... ;-)

    ResponElimina
  3. Home, jo crec que encara ens queden uns quants vermutillos...
    Jordi, no m'ho diguis dues vegades.

    ResponElimina
  4. - ¿Conocéis a una chiquita de Pamplona flaquita con gafas que creo que se llama Isabel? -nos preguntó al camarera portuguesa del Vins.
    - ¡Claro, Isabel Sucunza!
    - Pues ha venido y se ha ido.
    - ¡Vaya por Dios!
    - Venía con sus papás.
    - ¿Con sus papás?
    - Sí. Ha entrado, ha preguntado a ver si estabas y adiós.
    - ¡Mecachis!
    Estábamos sentados en una mesa en la terraza mi señora esposa, Ferran Cab (un mítico bloguero barcelonés y un servidor de usted).
    Y todo lo que hicimos fue bebernos una cerveza a su salud.
    Mujer... que yo no vivo en la barra del Vins... Eso se lo dejo a mi hijo que es uno de sus copropietarios. Pero si ha de pasarse, hágamelo saber con antelación, que lke aseguro que me alegrará mucho verla.
    Y, por cierto, ¿eran sus padres?

    ResponElimina
  5. No eran mis padres! Eran dos amigos de mi edad. La camarera portuguesa (que es simpatiquísima) necesita unas gafas urgentemente. Jaja.
    No le avisé porque fue totalmente improvisada, la visita, me acerqué sólo para ver si había suerte y le encontraba allí. La próxima vez lo planeo mejor y aviso antes.
    Estuvimos un rato cotilleando la estantería de las cervezas; mi amigo Jordi, cervecero aficionado (de los que hacen las cervezas, quiero decir) conoce a uno de sus proveedores.
    Ayer estuvimos en Vilassar pero comentamos que uno de los próximos vermuts lo haremos en el Vins i Divins.
    Qué gusto de playa sin Pols tienen ustedes, por cierto.

    ResponElimina
  6. A ferrancab he llegado alguna vez vía Sostres.
    Me gusta la imagen de ustedes bebiendo cerveza a mi salud. Háganlo más a menudo. Yo también lo haré. :)

    ResponElimina
  7. qué tarde empieza el verano
    y qué buena la dicha

    ResponElimina

Come swim w/me