dimecres, 2 d’octubre de 2013


Igual que mis padres fueron niños navarros de la posguerra, yo fui una niña navarra del postfranquismo. Me crié en Peralta, un pueblo de, entonces, 5.000 habitantes, en la Ribera. Ayer estuve tomando unas cervezas con un tío de mi edad que creció en el pueblo de al lado. A ratos, lo escuchaba hablar -me hizo un discurso super convencido sobre por qué nunca, jamás, viviría en una ciudad- y era como si me estuviera hablando en japonés; yo reconocía los lugares comunes, reconocía incluso el sentimiento de felicidad del que hablaba cuando hablaba de entrar en un bar y que te conociera todo el mundo; reconocía también la sensación aquella de pensar que todo el mundo hablaba de ti al salirte de lo habitual y la norma de supervivencia número uno en un pueblo: aún sabiendo que hablan de ti, tú a lo tuyo. A quien no me reconocía era a mí, viviendo en un pueblo.

Luego nos fuimos a vivir a Pamplona. Me metieron en un cole público primero y en un cole privado de curas después. Mis padres son de misa semanal; yo también lo fui con ellos. Hice la comunión, la confirmación, retiros espirituales en Semana Santa y campamentos con oración por las mañanas en verano en los que subíamos a la montaña. No me reconozco ni en Pamplona ni en misa ni comulgando ni haciendo via crucis ni mucho menos subiendo a ninguna montaña.

De adolescente me enviaron a estudiar a un pueblo de Minnesota. No me reconozco haciendo esquí acuático en primavera ni esquí de fondo en invierno ni votando demócrata ni republicano. El inglés no me parece un idioma especialmente bonito y nunca he mostrado una especial tendencia a preocuparme por si se me congela la cosecha ni por si los Vikings se clasifican o no para las finales de la Superbowl.

Estudié periodismo en la Universidad de Navarra. No me siento sucia por llevar faldas cortas ni pienso que mi misión en este mundo sea tener hijos ni amar a Dios. Cogía prestado "Camino" de la biblioteca para leerlo en voz alta con mis amigos y partirnos la caja/escandalizarnos a partes iguales. Vi "Camino", la de Fresser, y me pareció buenísima y necesaria precisamente para quien nunca la vería. No voy a las reuniones de antiguos alumnos que monta el IESE. Tampoco rajo demasiado de la universidad; recuerdo aquellos años precisamente como ultrafelices.

Me vine a Barcelona a los 27? 28? No me acuerdo.
No frecuenté a independentistas. Viví en un piso compartido con Adela, de Figueres, Antonio y Óscar, de Barcelona; hablábamos en castellano. Yo trabajaba en la Guía del ocio, allí escribía y hablaba en castellano también. Poco después me fui a otro piso, allí me hablaban en catalán porque yo les insistí en que lo hicieran, para aprender, y ellos (gracias) tuvieron la santa paciencia de echarme una mano. Ahora, trabajo en Barcelona en una editorial en la que publicamos libros en castellano. Distribuímos en Madrid y en Sudamérica y, un día, hace poco, escribí un mail en catalán a los distribuidores sin darme cuenta de que entre ellos estaba la de Madrid. Mi jefe, con quien hablo siempre en catalán, vino a mi despacho y me dijo que siempre que hubiera alguien de Madrid entre los destinatarios, hiciera el favor de fijarme y escribir en castellano. Pienso que tenía razón.

No estoy metida en asociaciones, ni en colectivos, ni en protopartidos, ni en partidos favorables a la causa catalana. No participé en la Vía catalana. No soporto los artículos del Ara ni los de La Vanguardia. El rock catalá me parece horroroso, Dyango también. ERC me parece una cosa trasnochadísima. CiU me parece la derechona más carca. Y unos chorizos. Me parece que la gente que dice que el paro bajará si Cataluña se independiza simplemente ha hecho una resta de porcentajes.

Si hay un referendum -que creo que lo tiene que haber- voy a votar sí.
Pero no me digan que estoy condicionada. Ni por unos ni por otros.

Por Vargas Llosa, en cambio, por Almudena Grandes, por Elvira Lindo, por Muñoz Molina, por Rafael Reig... por todos esos no voy a decir que haya sido condicionada pero sí que diré que me han dado el último empujoncito hacia el convencimiento. Y Bauzà también, un poco. Y los del ataque a Blanquerna. Y la alcaldesa de Quijorna. Y el suegro de Gallardón. Porque todos estos, podrían haberse preocupado por estar más o menos informados, igual que me he preocupado yo. Con más motivo deberían haberse informado ellos, que cobran para eso o actúan basándose en informaciones que les llegan.

¿Qué quieren? Mi sentido de la responsabilidad crece conforme el suyo desaparece, si es que alguna vez estuvo ahí en alguna parte.

Ahí tienen mis últimos motivos, no mi condicionamiento.

10 comentaris:

  1. Brutal, tus razones son irrefutables. Bienvenida a nuestra tierra, abierta a los que la aman :-)

    ResponElimina
  2. Las fuerzas que se estan liberando estos últimos meses, me hacen pensar en un pais con una sociedad abierta, con gentes que se sienten bien porque se sienten acompañadas en su valores.

    ResponElimina
  3. Muy bien, yo tambien votare Si a la independencia o a un partido que la lleve con claridad en su programa. (Para el caso de que tenga que ser mediante elecciones plebiscitaria) Por logica, por supervivencia economica y cultural de mi ecosistema social/colectivo.

    ResponElimina
  4. Y digo yo que tiene que ver todo el PP o Vargas Llosa para independizarme, por esa regla de tres tambien me independizaria de mi ayuntamiento que es de CiU hace 35 años,¿ Porque no se "Une" pensando en Alacalde de Marinaleda, en los trabajadores astilleros de Rota, en los madrileños que sufren a Esperanza y crearon el 15 M, o los Asturianos que tienen a Cascos por castigo?, ¿porque esa no es una España factible?, me parece que escribir en Castellano para arrimar el ascua a tu sardina, tiene un nombre, manipular. Cambiemos la democracia, y para el que busca las elecciones plebiscitaria, hace tiempo que el 15 M las pide pero no solo para unos si no para todos,..

    ResponElimina
    Respostes
    1. No me "uno" porque ya estoy unida y está claro que eso no funciona. Podría interpretarlo usted de otra manera: podría interpretarlo como que me "uno" a los trabajadores del campo de Lleida o a los del mueble de les Terres de l'Ebre. Me podría "unir" también a los profesores mallorquines, pero Bauzà, precisamente, que es quien tendría que hacer más por "unirnos" a ellos, es quien hace más por separarnos. Y lo hace, precisamente, utilizando ese mismo argumento que utiliza usted con el castellano, pero al revés: utilizar el catalán, según él, tienen un nombre: manipular.

      Veo que usted entiende el movimiento del 15M de una manera muy reduccionista, además: no lo inventaron los madrileños por sufrir a Aguirre (aunque me parecería muy bien y muy necesario que lo hubieran hecho), fue un fenómeno mucho más amplio que cuestionaba mucho más que a un líder político, y en caso de "unirnos" por ese motivo, deberíamos acabar "unidos" con Portugal, Grecia y hasta con Egipto, ¿sería esa su España factible?

      Su argumento no se aguanta.

      Elimina
    2. pero hija mia que te ha hecho Ara.??!!...que no aguantes a Dyango lo entiendo..y La Vanguardia..pero..Ara..?!!..si es el diario mas democrata y tolerante qe se publica a catalunya..!!

      Elimina
    3. ¿Hacerme? Nada. Y Dyango, tampoco.
      ¿Quién eres?

      Elimina
  5. ¿España factible? ¿Dónde están los 150.000 millones de euros de la UE y los 300.000 millones de euros de Catalunya que han ido a Madrid en los últimos 30 años? ¿Alguien puede dar un acuse de recibo en qué se han "invertido"?
    Para los antiguos, 450.000.000.000 euros son más de 75.000.000.000.000 pesetas, 75 Billones. ¿España factible? ¿Dónde fue a para todo el oro y la plata americanos?

    ResponElimina
  6. No has leido, o no has entendido nada, salir por peteneneras sin argumentos es la Catalunya utopica que propones, ¿España factible? si, y somos muchos con las ideas bien claras y que a ti nada te han robado.

    ResponElimina
  7. Desearía de todo corazón que existiera España como tal, lo malo es que seguimos estando en la castilla de los Reyes Católicos en la que unos viven en la corte y otros en los reinos conquistados, un país donde nos quedamos anclados en la transición, un país donde le dan con la constitución en la cabeza a quien pide que se adapte a los tiempos que vivimos.
    No soy catalanista, soy republicano por convicción, como los franceses los alemanes y los americanos y como no me dejan vivir en una España republicana, votaré por una Cataluña republicana.

    ResponElimina

Come swim w/me