dijous, 5 d’abril de 2012

'En esta casa, o lo hago yo todo o nadie hace nada'.

En este comentario taaaaan de madre agachándose a recoger los zapatos que el niño ha dejado tirados en medio de la alfombra del salón mientras, con la otra mano, sigue barriendo, hay dos mensajes: hay botella medio llena y hay botella medio vacía:

Uno (botella medio llena): Soy imprescindible en esta casa.
Dos (botella medio vacía, literalmente, a base de lingotazos a escondidas que se ha pegado la propia madre de la escoba): Vivo con una panda de huevones y estoy más sola que la una.

Pues Dos es un poco lo que pasa por la cabeza de una (lo que debería pasar por la cabeza de cualquiera) cuando un día, por la tarde, se encuentra con esto en las noticias: El conseller d'Interior, Felip Puig, considera que hi ha una 'connivència intel·lectual', o simpatia, amb els violents en casos de manifestacions com les del 29-M. Puig s'ha referit a polítics, intel·lectuals, acadèmics, periodistes i professionals altres que miren d'aixoplugar els violents i promouen 'un debat intel·lectual i polític' que posa en dubte la policia. Y al día siguiente, por la mañana, abre los periódicos y ve que los artículos de opinión hablan de todo menos de esto, precisamente, que es de lo que deberían estar hablando todo el rato periodistas, intelectuales, políticos y demás por alusiones.

¿Estamos idiotas o qué?

Me parece de lo más normal que si a mí me da por cruzar un coche en la calle Calderería, venga el guardia de la porra, me diga que deje de hacer eso, me lo vuelva a decir y, si sigo en mis trece y además le amenazo, me suelte un porrazo. Me parece hasta lógico que si a mí y a mis quinientos mejores amigos nos da por cruzar un trailer en la Diagonal, vengan treinta mossos y, ante la evidente desventaja en el cuerpo a cuerpo, peguen un par de pelotazos al aire o al suelo para dispersarnos. Es la policía, la fuerza de la autoridad; la autoridad mantiene el orden, la autoridad garantiza la circulación fluida por Calderería y por la Diagonal, están haciendo su trabajo, de acuerdo.

Pero ¿cuál es el trabajo de intelectuales, periodistas y demás gente con palestra? ¿no es promover 'un debat intel·lectual i polític', precisamente? ¿Y no es precisamente de eso de lo que les está acusando Felip Puig?

Felip Puig les está acusando de hacer su trabajo cuando ellos están acusando a la policía, a él mismo, de excederse en su trabajo. Es muy distinto y muy parecido a la vez porque en realidad, en el fondo, se están acusando mutuamente de lo mismo, lo que pasa es que el listón que tiene Felip Puig en la cabeza de hasta dónde puede llegar la libertad de un columnista está muy bajo, bajísimo, y la anchura de la manga de los columnistas para con el poder se ha ido dando de sí a base de años y años de bailarle el agua en este charquito ahora, en este otro después a ese poder, hasta que de repente, ay, el poder saca los lanzapelotas y en el charco cae un poquito de sangre y eso pone un poco los pelos de punta y hace que algún columnista que, hasta ahora, por la calma aparente de las circunstancias, escribía la columnita y ponía la mano para cobrar del mismo poder, alce un poco la voz contra la pluma firmante del cheque y la pluma firmante del cheque, respaldada por la autoridad que le confiere el tener a la policía ya en la calle, diga ¿cómo? ¿voy a tener que pegarte a ti también, Bruto?

Ayer comentando todo esto en el Facebook, Stefanie, una amiga que creció en Brasil durante la dictadura militar, se quedaba con este comentario de Felip Puig: "el sistema de seguretat actual no és prou dissuasori i no fa por", que le hacía pensar en el miedo que daba la policía de su infancia, la policía de la dictadura. Yo no me extrañaba de que le hicera pensar en eso la cosa, y le respondía que era muy de principios de dictadura esto de empezar a criminalizar a periodistas e intelectuales. Totalment, contestaba ella.

¿Entienden lo sola que me siento esta mañana? ¿Entienden lo a punto que estoy de tirar la escoba y echar mano al whisky?

11 comentaris:

  1. La cosa tiene muchísimos cojones. No he sabido articularme muy bien al leer lo de Puig, salvo con un "Pero qué mierda es esto?!"

    ResponElimina
  2. Oh, un buen 'pero qué mierda es esto' me parece una respuesta inmediata estupendísima a la situación. Pero inmediata nada más. La cosa es y ahora ¿qué?

    ResponElimina
  3. Pues entre otras cosas, el ¿qué? puede ser copiar y pegar esta entrada de tu blog en las diferentes redes sociales a nuestra disposición y pedir que se comparta. Yo ya lo he hecho en mi muro en Facebook. Que se sepa eso: qué mierda es esto!

    ResponElimina
  4. Yo te juro que no sé si la gente está dormida o si está de vacaciones, directamente. En cualquiera de los dos casos, me parece de un pastotismo abrumador todo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Supongo que al letargo de los unos se le suma el miedo de otros tantos.

      http://2.0.bloguite.com/wp-content/uploads/2011/11/WOM-Jean-Francois-Witte-Photography-17.jpg

      Elimina
  5. Pues ahora nada. ¿De verdad creéis que Puig va a hacer algo, además de poner cara de tomarse el asunto muy en serio, de hacer que sus policías se sientan arropados y envalentonados por tener semejante jeta de jefe y de poner unas cuantas cámaras en la calle? Bueno, claro, va a cerrar algunas cuentas de Facebook, que es de lo más senzillo: basta con denunciar y bloqueo preventivo al canto (para muestra, una Etxebarría hablando de la familia Borbón). ¿Va a cambiar alguna ley, nuestro Puig? No depende de él sino de Mariano el Mudo. No creo que llegue a cambiar ni un reglamento. Ha tenido sus cinco minutos de gloria. Y a otra cosa. Pura estética. Si José Antonio predicó la dialéctica de los puños y las pistolas, estos llegan como máximo a la dialéctica de las corbatas y las pelotas (de goma); no hay color.

    ResponElimina
  6. La gente está cómodamente idiotizada y a mucha honra, por desgracia. Entiendo y comparto tu frustración e indignación porque me son muy familiares ambas, por desgracia también. Yo puedo gritar a título personal, pero los decibelios no van a ir más allá de la vuelta de la esquina. Que se desperecen esos periodistas, esos intelectuales, hagan las consabidas gárgaras y enjuagues si cabe, y se amorren al altavoz de los medios y plataformas que a otros nos faltan hasta que se queden afónicos. Y mientras a hacer clic, clic, clic en el botoncito de "Compartir".

    ResponElimina
  7. Preservando el Amoniato5 d’abril de 2012 a les 17:12

    Ay, qué risa, tía Felisa. Pasen y lean:

    Concurs fet a mida per a la cunyada del conseller Puig
    El Gabinet Jurídic de la Generalitat ha col.locat com a advocada la cunyada del conseller d'Interior, Felip Puig i dona del director del Servei de Meteorologia de Catalunya

    http://www.cadenaser.com/economia/articulo/concurs-fet-mida-per-cunyada-conseller-puig/csrcsrpor/20120404csrcsreco_11/Tes

    ResponElimina
  8. Al anónimo que empieza 'Pues ahora nada...': ¿Si va a hacer algo Puig? Ya lo ha hecho: nunca había habido tantos comentarios anónimos por aquí.

    ResponElimina
  9. Hace apenas una hora estaba hablando con una abogado. Me contaba el caso de un tipo al que, en un año, han detenido más de mil veces por robar en el metro. Mil veces en un año. Detener, explico, quiere decir llevar a comisaría y volver a soltar bien rápido para que de tiempo a detenerlo otra vez, que si no no salen los números.
    Pero, tranquilos. Ha habido cambios en la ley. La cosa se ha endurecido y ahora el sujeto deberá ir a pasar los fines de semana a la cárcel, con lo que sólo lo podrán detener tres veces diarias de lunes a viernes. Así seguro que caerán las estadísticas.
    No sé lo que costará que a éste le dé miedo la poli, pero parece que bastante, o sea, que, de momento, tranquilos, que siga el recreo.

    Hablar del mangui en cuestión sería un 'debate intelectual y político'. Hacerlo de los cretinos del otro día es hacerles creer que también a eso tienen derecho los nenes. Vamos hombre.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Qué circo, Claudio. Con los payasos de público.

      Elimina

Come swim w/me