diumenge, 1 d’abril de 2012

Ay, mira: ahora resulta que lo habíamos entendido mal: vivimos en un marcoincomparable de oportunidades que no habíamos tenido desde... desdeeee... ¡ah! Desde el Franquismo: aquel momento histórico tan ideal para que nuestros intelectuales empezaran a viajar; a México, a Suiza, a Francia... Imagínense la gran perspectiva que ganó su obra. Aprendieron idiomas; entraron en contacto con otras culturas; conocieron a lo más granadito de la literatura, de la pintura... de todo tipo de arte internacional; adquirieron una visión increíblemente clarificadora y mucho más contrastada de qué estaba pasando, una visión mucho más global y realista del momento histórico; dejaron carretadas de cartas que ahora se publican en correspondencias increíblemente reveladoras sobre la situación del momento; generaron un material que ahora se recicla en exposiciones, libros, ciclos de conferencias que caben en una maleta...

Claro, hombre: no se puede ir en plan negativo por la vida. ¿Fuga de cerebros? ¿Qué fuga de cerebros? Cerebros de Erasmus, mejor. Mucho mejor. ¿Huir de qué? ¡Sublimen, hombre, sublimen! Que ustedes son listos y tienen los billetes tirados de precio con Ryanair y lo único que necesitan es una maleta que no supere las dimensiones reglamentarias para llevarla como equipaje de mano; miren todo lo que hizo Dovlatov, otro que creció también en un marco privilegiado para catapultar su carrera, con una de esas maletas. Que tuvo la oportunidad de ir a Nueva York, Dovlatov. ¡A Nueva York! ¿Quién no quiere ir a Nueva York?

Qué burros. Tenemos todas las oportunidades del mundo ahí, super a mano, y solo le vemos la parte negativa al asunto.

(Vean aquí, en cambio, a gente -Xavier Puigmartí, Ona Planas, Ingrid Guardiola, Sebastià Jovani...- que sí hace algo y no se autoengaña ni se empeña en animar al conformismo maquillando la realidad de la forma más tontita).

4 comentaris:

  1. ¡Pues claro que somos negatifos! ¿No vivimos más años y no se nos ocurre más que llamarlo crisis de las pensiones?

    ResponElimina
  2. “Bleak, dark, and piercing cold, it was a night for the well-housed and fed to draw round the bright fire, and thank God they were at home; and for the homeless starving wretch to lay him down and die.”
    Charles Dickens

    http://diary.darlingcollective.com/wp-content/uploads/2012/03/YINKA-1135copy-682x1024.jpg

    Aquí una "privilegiada" con muchas maletas a cuestas. Pesan.

    ResponElimina
  3. Y un cacho de buena suerte tampoco no iría mal del todo.
    Gracias e ídem, que hay Oliver Twist para todos.

    ResponElimina

Come swim w/me