dimarts, 20 de març de 2012

Aquí, hasta que no entendamos que la lengua no es negociable, no vamos a ninguna parte.

Y la explicación es así de sencilla: en el momento de ser concebidos, heredamos una cosa: el código genético; nueve meses después, heredamos dos más: el apellido y el idioma. Esto es así. Hay otras cosas que vienen después: la tendencia política, la religiosa, el ser mejor o peor persona... Cosas como la posición social, aunque pueda parecer que también nacemos en un determinado estrato, dependen de la gestión de los padres y, posteriormente, de la nuestra propia.

Uno puede ir cambiando de chaqueta, le puede tocar la lotería o pegar un pelotazo empresarial, puede hasta madurar y decidir que los valores que le enseñaron sus padres, necesitan una actualización: incluso la Iglesia hace amagos de modernizarse en este sentido, aunque sean estos recibidos con desconfianza, aunque parezca que se queden en un mero disfrazar las formas sin tocar el fondo del discurso.

Igual que, por muchas traducciones y diccionarios espléndidos que se vayan editando de su obra, todo el mundo sabe que para entender bien a Aristóteles y a Sócrates, hay que leerlos su lengua materna: el griego; para entender bien a los catalanes, hay que entender su idioma materno: el catalán.

Y, esto es importante, no estoy hablando de política cuando digo esto. La politización de la lengua viene después. La politización de la lengua viene incluso después de la economización de la lengua. Hay un momento en que el Estado se hace económicamente responsable de una enseñanza más o menos correcta de la lengua, igual que se hace responsable de una enseñanza más o menos correcta de las matemáticas. Fíjense que digo de una enseñanza más o menos correcta: quiero decir de un perfeccionamiento, no de la perpetuación: la lengua se hereda en el momento de nacer, recuerden, en el momento del primer 'qué guapo es' o 'qué pequeñito' que suelta una madre recién parida.

Digo todo esto porque la politización de la lengua me parece una cosa asquerosa. Me molesta. Y por eso acabo escribiendo artículos como el que ayer rulaba por ahí. Y me parece una cosa asquerosa igual porque desde pequeña he oído a mi padre explicar cómo en el cole lo castigaban por hablar euskera y él se hacía cruces luego, cuando llegaba a casa y su madre le abría la puerta diciéndole kaixo maitia, como si aquello fuera lo más normal. Y lo era. Lo que no era normal era lo otro. Me siguió pareciendo asqueroso el día que le dije a un amigo en Pamplona que me apuntaba a clases de euskera y me contestó: 'sí, tú siempre has sido un poco así'. Era el mismo amigo que cuando nació su hijo iba proclamando por ahí que le ponían de nombre MiGUel-no-MiKel, así todo junto y seguido, utilizando a su niño para hacer política mediante la lengua ya desde antes de que el niño empezara a hablar. . A ver quién de los dos era un poco así...

Total, que me parece horroroso y de una bajeza moral absoluta utilizar la lengua como arma política. Me parece que está al nivel aquel tan franquista del 'ahora Sukunza pasa a ser Sucunza' y del 'pon los dedos así y ven aquí que te estoy esperando con la regla, que acabas de decir agur', me parece que atenta directamente contra la identidad más básica, o sea, contra las dos cosas que heredamos al nacer, recuerden: apellido e idioma.

Y no me vengan con que esto es política, con que esto es de derechas o de izquierdas, independentista o no -me parece igual de asqueroso utilizar la lengua como arma tanto del independentismo como del centralismo-, porque acabaremos diciendo lo mismo de ser zurdo o diestro, de medir uno cincuenta o uno ochenta o de tener un cerebro más de letras que de números. Y creo que eso ya sí sería ir demasiado lejos, Sabino Arana lo intentó, ¿recuerdan? Y Hitler (a ver si funciona la Ley de Godwin); Hitler también lo intentó.

6 comentaris:

  1. Pare castellanoparlant i mare catalanoparlant (o viceversa): el codi genètic està (més o menys) clar, però ¿quin idioma hereda el plançó? ¿a quina fidelitat s'ha d'adscriure? ¿hem de condemnar la quotidianeïtat de les famílies a una batalla darwiniana? Potser les coses són més dúctils; tant de bo tot fos tan senzill com ho pintes i els exèrcits contendents estiguessin tan ben delimitats.

    ResponElimina
  2. Tinc molt a mà un exemple: les meves nebodes: pare catalanoparlant i mare d'origen castellanoparlant (tot i que sap parlar català).

    Ma germana fa servir el català a la feina i amb alguns amics. Amb el meu cunyat parla castellà. Amb les seves nenes, ella parla castellà i ell català. No s'han posat mai d'acord en res, simplement els hi surt. Jo hi reconec el mateix mecanisme pel qual a mi mai de la vida em sortiria parlar català amb la meva germana, tot i parlar-ho totes dues.

    Estic parlant d'aquest nivell instintiu de l'idioma.

    El problema és quan la cosa passa a servir d'arma; quan un fa servir l'idioma per a adscriure's a una fidelitat. (Adscriu-t'hi si vols, però no per l'idioma: l'idioma ja hi era molt abans que la fidelitat!).

    És llavors quan es fan tonteries com ara enviar la nena a estudiar a Pamplona fent servir l'idioma com a excusa, excusa que és mentida, a sobre: jo no conec cap català que no parli castellà.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola de nou, admirada senyora:

      Dius al post:

      "...nueve meses después, heredamos dos más: el apellido y el idioma. Esto es así"

      Em parles de la teva germana i el teu cunyat, però no de les teves nebodes. Segons això, estarien adscrites (per herència natural) automàticament (ABANS de la política) a DUES llengües. Jo no sabria dir quina és la seva llengua materna i, en cas de conflicte, en quin bàndol estarien.

      Elimina
  3. Intentar veure ara en quin bàndol estan les meves nebodes, seria com intentar veure si s'estimen més al pare o a la mare.
    En cas de conflicte, llavors sí, s'haurien de posicionar políticament, igual que la meva germana, el meu cunyat i jo mateixa. No crec, per això, que cap de nosaltres canviéssim l'idioma que ja fem servir per a comunicar-nos entre nosaltres. De fet crec que, si el català i l'euskera encara existeixen, es en part per això últim que acabo de dir.

    (Per si t'encurioseix, t'explico que les meves nebodes estan escolaritzades en català (i que duri) a Mallorca: van a s'escoleta de Santa Eugènia. Jo estic molt orgullosa de que la meva família, tan "de Pamplona de toda la vida", hagi aportat uns quants nous catalanoparlants a aquest món.

    ResponElimina
  4. No sé si t'he respost o si simplement m'estic limitant a insistir en que hi ha alguna cosa amb la llengua que passa per sobre de conflictes i de polítiques, i que cada cop que la fem servir com a excusa per a tirar-nos els plats pel cap, estem fent una cosa molt 'asquerosa'. (Aquest era el missatge del post).

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí, sí. Si t'entenc perfectament i comparteixo el recel cap a les batalles lingüístiques. Però no estic d'acord amb la visió "genètica" de la llengua que s'insinuava al principi del post: la identificació lingüística és essencialment "política" perquè crec que és cultural, no biològica.

      Elimina

Come swim w/me