dimarts, 22 de març de 2011

From: Isabel Sucunza
Date: 2011/3/22; 05:30
Subject: La guerra
To: Míster


Míster,

Otra cosa: Ayer confundí a Kant con Sloterdijk sólo porque un libro del segundo tiene un título muy parecido a algunos títulos de libros del primero. Primero, me dio mucha vergüenza, luego, cuando, tras repetirme mentalmente unas quinientas veces el mantra "Lo importante es que tú misma te has dado cuenta del error", me recompuse, tuve una especie de revelación: descubrí qué comparten y de qué parten todas las guerras, personales y colectivas. Qué es eso que hace que sienta como mía ésta que cae, como tú dices, tan lejos. Es la estupidez.

Si yo solita me monté una guerra en la que el enemigo era éste que te digo (la propia estupidez -momentánea, tengo que decir en mi defensa, y transitoria, espero, aunque sin demasiada fe, todo hay que decirlo-), no por confundir a Kant con Sloterdijk sino por confundirme a mí con una persona inteligente, imagínate con quién debe de haberse confundido Gadafi a sí mismo para montar la que está montando, y luego mira cómo casi la humanidad entera le da la razón en su error, montándole la que le está montando en Libia.

Nada más. Voy a seguir, ahora sí, con esta vida que, hoy también, parecerá tan normal.

Pasa un buen martes.
Isabel

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Come swim w/me