dimecres, 28 de juliol de 2010

Creo que el Parlament o se ha precipitado admitiendo a votación la ILP de los toros justo en este momento o aquí hay algo que huele mal. Me explico:

Pregúntenle a un antitaurino estas cuantas preguntas de sí o no:

-¿Al toro le hacen una escabechina a la altura de la parte alta del lomo cuando le clavan banderillas, varas de rejoneo, puya, etc.? El antitaurino diría: SÍ
-¿El toro sufre mientras le hacen todo esto? SÍ
-Al toro, cuando le clavan el estoque, ¿le atraviesan directamente y, con un poco de suerte para él, a la primera pulmones y corazón? SÍ
-Cuando ya está muerto el toro, ¿lo atan a tres mulas que se lo llevan a rastras hasta corrales, dejando un reguero de sangre en la arena de la plaza? SÍ
-A veces, encima, ¿no le cortan las dos orejas y el rabo para que el torero se pegue el paseíllo enseñándolos orgulloso a la gente de los tendidos, que le aplauden a rabiar? SÍ

Ahora pregúntenselo a un protaurino. Responderá exactamente lo mismo.

Una pregunta más: ¿Existen maneras menos crueles de matar a un toro? Los dos responderán otra vez: SÍ. Incluso se puede no matarlo.

La discusión viene cuando las preguntas dejan de ser de sí o no.
Si la pregunta es: Si esta manera de matar a un toro es tan cruel y se puede hacer de otra manera, ¿no deberían dejar de celebrarse las corridas de toros? Aquí el taurino apelaría a la tradición, al arte, a lo bien que vive el toro hasta ese momento, a que el toro de lídia sería un animal ya extinguido si no existiera esta tradición y hasta a la industria y la pasta que mueven las corridas de toros. Y el antitaurino esgrimiría términos como costumbres primitivas, derechos de los animales, el hacer espectáculo del terror y de la tortura, comportamientos bárbaros... probablemente se acabaría desnudando, tirándose un cubo de pintura roja por encima y pegándose unas banderillas sin punta en la espalda.
Y no habría manera de hacer cambiar de bando ni a uno ni a otro.

Así que es absurdo pensar que la votación de hoy, con sus intervenciones, con sus discursitos, en el Parlament, consistía únicamente en acabar aprobando una ley para el bienestar, la tranquilidad y el derecho a una muerte digna del toro de lídia. Había más. Se estaba hablando de abolir una tradición que hace mucha gracia a unos y maldita la gracia a otros, pero que es una tradición y que es un arte, cruel, sí, pero arte. ¿Se imaginan que vengan ahora a decirnos que van a quemar toda la serie "Los desastres de la guerra" de Goya porque constituyen una colección de imágenes demasiado crueles? Y ojo, no estoy equiparando una cosa a la otra; a fin de cuentas, Goya no iba empalando y descuartizando gente para luego dibujarlo y pasearse blandiendo los papelitos ante la ovación del público. Pero intenten imaginarse el debate que generaría la cosa: los goyinos diciendo "¡¡¡es arte!!!", los antigoyinos gritando: "¡¡¡es demasiado cruel!!!" ¿Les suena?

Lo que decía: la cosa no iba de asegurarle al toro una vida tranquila y una muerte digna. ¿Qué se hace en el Parlament? En el Parlament se hace política. Luego, ¿qué se estaba haciendo hoy en el Parlament? Política. Y además el de hoy era un tema delicado: se estaba votando la prohibición o no de una tradición arraigadísima en España. ¿Verdad que hace unas semanas, cuando se votó la ILP por una Cataluña libre de alimentos transgénicos, no hubo demasiado revuelo? Pues miren la que se está montando en cambio con la de los toros aquí y aquí , por ejemplo.

¿Se montó ésta cuando en Canarias, hace casi 20 años, también se prohibieron las corridas de toros? ¡Nop! ¿Nadie había visto que aquí sí que se montaría? Pemítanme dudarlo... Que estamos en periodo preelectoral, por Dios, que la gente acaba decidiendo su voto por este tipo de cosas que lo único que hacen es despistar, que esto es más viejo que la sopa de ajo: toros y fútbol-fútbol y toros, el opio del pueblo otra vez en dosis directas a vena.

Mañana no quiero ni abrir los periódicos. Muy triste todo.

6 comentaris:

  1. "No te desanimes -me decía uno-, nos queda Nimes".
    Hombre... hoy me han dejado sin poder ejercer mi derecho de no ir a los toros, que he venido ejerciendo fielmente desde que llegué a Cataluña.

    ResponElimina
  2. A mí, los toros, ni fu ni fa, la verdad. Pero tengo que reconocer que me miré el youtube de toro indultado por José Tomás en la Monumental, precisamente, y creí llegar a entender el arte de tan sangriento asunto.
    Aquí el problema, y lo saben, es que a la mínima se sacan las banderas a la calle.

    ResponElimina
  3. El problema es de sentido común y del concepto de libertad. No hay más

    ResponElimina
  4. No voy a negar que he ido a los toros (de hecho soy de una peña, pero no expresamente para ir a los toros... es otro tema) y me lo he pasado muy bien, tanto en Sol como en Sol y Sombra (a sólo Sombra fui una vez y me aburrí como una ostra).
    Normalmente no me lo he pasado bien sólo por los toros o por el arte del toreo, sino por el ambiente que se crea (y no hablo sólo de la sangría de Sanfermín)... reconozco que hay algo mágico/artístico que atrae... quizás fascina la muerte, el pensar (bastante ilusamente normalmente) en el riesgo del torero... y sinceramente la estética del capote, los pases, etc. me parecen bellos (aunque "bello" suene pedante)... pero a pesar de esto siempre he sido de las gilipollas (si puede decirse así) que desaprobaban al picador, no miraban a la hora de matar o se enfadaban cuando el torero esperaba y esperaba a que el toro cayera durante minutos por conseguir una oreja... INCOHERENTE, pues sí.

    Aún con argumentos estéticos, si lo miras fríamente, pues es una barbaridad. Una cosa es cargarse en un matadero a un animal para la "supervivencia" (que esto también hay vegetarianos que lo cuestionan) y otra ensañarse con él por diversión. Los recortadores y los encierros podrían ser lo más salvable... aunque si nos ponemos radicales en ese sentido, tampoco somos nadie para encerrar a otro ser vivo en una plaza y marearlo vivo... a todo se le pueden dar mil vueltas.

    La gente que ha votado en contra, ha dado un voto parcial porque SÓLO se han prohibido las corridas de toros... que, bueno, además del maltrato animal tienen otras connotaciones "nacionales". ¿¿¿Que haya gente que haya votado sólo por la causa animal??? pues habrá, pero ¿¿¿que también hay de lo otro??? pues también. Aquí un pretexto da para largo.

    Y luego está la gente taurina con sus argumentos más o menos acertados, pero también está la gente que igual no es taurina en el sentido de meramente aficionada, sino que como la propuesta se ha llevado a cabo en Cataluña, pues ya se está radicalmente en contra. Si es que de todo hay.

    Personalmente creo que la movida es más por el tema político que por el tema taurino)

    Sinceramente, en democracia una votación parlamentaria es legítima, pero DE VERDAD creo que se hace muy poco uso del REFERENDUM. A ver, tener un referendum todos los domingos, pues sería un coñazo, pero hay cuestiones que van más allá de un programa político. Igual me equivoco, pero no creo que en los programas electorales de hace 3 años apareciera la postura de cada partido frente al tema de los toros y es un tema bastante más arraigado en la gente de lo que se cree... básicamente, en el 99% de las fiestas de este país hay espectáculos taurinos.
    Pero no entremos en temas de democracia, partidos/empresas y tendencias bipartidistas que en fin... esto podría ser eterno.

    En definitiva, SOY INCOHERENTE, me daría pena una desaparición total y absoluta... pero quizás no me dé pena por el hecho de la pérdida del espectáculo, sino porque el perder las tradiciones (aunque miradas fríamente sepas que hay que perderlas) a veces provoca inquietud, incertidumbre...

    seguir las tradiciones suele facilitar la vida porque no te cuestionas si lo que haces está bien o está mal... "siempre se ha hecho así".

    ResponElimina
  5. Qué alegria!!!
    Para celebrarlo vámonos al restaurante de enfrente.Tienen el mejor foie de la ciudad...
    Por favor!!! a estos señores y señoras
    se la suda el sufrimiento de los animales,
    es una decisión con un fondo claramente
    político,populista y repugnante.
    Nuestros queridos políticos quieren ahora que
    les besemos sus ojetes a cambio de su falsa compasión, estudiadísima, por los toros.
    No puedo creer que el trance hasta la muerte de esas criaturas preciosas les haya restado ni un solo segundo de sueño.

    ResponElimina
  6. Las plazas de toros serán centros comerciales,
    despues de obras faraónicas.
    Todos compran,todos consumen,todos gastan.
    Sin muerte y sin sufrimiento.
    Y en el bar entre Zara y H&M,
    el "Sol y Sombra" a 4,50.

    ResponElimina

Come swim w/me